domingo, 18 de octubre de 2020

Consejos para la vida de Werner Herzog

 

El libro de conversaciones de Paul Cronin con el cineasta Werner Herzog se llama ‘Werner Herzog: A Guide for the Perplexed’. En la contraportada del libro, Herzog ofrece una lista de consejos para los cineastas que también sirven como consejos para la vida en general.

  1. Toma siempre la iniciativa.
  2. No hay nada malo en pasar una noche en la cárcel, si eso significa aprovechar la oportunidad que necesitabas.
  3. Envía todos tus perros, uno podría regresar con la presa.
  4. Nunca te regodees en tus problemas, la desesperación debe mantenerse en privado y durante un tiempo breve.
  5. Aprende a vivir con tus errores.
  6. Amplía tu conocimiento y comprensión de la música y la literatura, antigua y moderna.
  7. Ese rollo de celuloide no expuesto que tienes en la mano puede ser el último que vaya a existir, así que haz algo impresionante con él.
  8. Nunca hay una excusa para no terminar una película.
  9. Lleva cizallas a todas partes.
  10. Frustra a la cobardía institucional.
  11. Pide perdón, no permiso.
  12. Toma tu destino en tus propias manos.
  13. Aprende a leer la esencia interior de un paisaje.
  14. Enciende el fuego interior y explora un territorio desconocido.
  15. Camina recto, nunca te desvíes.
  16. Maniobra y engaña, pero cumple siempre.
  17. No tengas miedo al rechazo.
  18. Desarrolla tu propia voz.
  19. El primer día es el punto de no retorno.
  20. Suspender una asignatura de teoría cinematográfica, es una insignia al honor.
  21. El azar es el alma del cine.
  22. Las tácticas de guerrilla son las mejores.
  23. Véngate si es necesario.
  24. Acostúmbrate a que el oso esté siempre detrás de ti. 

domingo, 4 de octubre de 2020

Odio a los indiferentes

Odio a los indiferentes. Pienso como Frederick Hebbel que "vivir es tomar partido". No puede haber sólo hombres, extraños a la ciudad. Los que realmente viven no pueden dejar de ser ciudadanos y activistas. La indiferencia es abulia, es parasitismo, es cobardía, no es vida. Por eso odio a los indiferentes.

La indiferencia es el peso muerto de la historia. Es la bola de plomo para el innovador, es la materia inerte en la que a menudo se ahogan los entusiasmos más brillantes, es el pantano que encierra la ciudad vieja y la defiende mejor que las murallas más fuertes, mejor que el pecho de sus guerreros, porque se traga a los asaltantes en sus viscosos remolinos, los diezma y a veces los hace desistir de la empresa heroica. La indiferencia opera poderosamente en la historia. Funciona pasivamente, pero funciona. Es la fatalidad, y lo que no se puede contar, es lo que trastorna los programas, lo que anula los planes mejor construidos, es la materia bruta que se rebela contra la inteligencia y la estrangula. Lo que sucede, el mal que recae sobre todos, el posible bien que puede generar un acto heroico (de valor universal), no se debe tanto a la iniciativa de unos pocos que actúan, como a la indiferencia, al absentismo de muchos. Lo que sucede no es tanto porque algunos quieran que suceda, sino porque la masa de hombres abdica de su voluntad, que lo hagan, que se aten los nudos que sólo la espada puede cortar, que se promulguen las leyes que sólo la revuelta derogará, que se eleven al poder hombres que sólo el motín puede derrocar. La fatalidad que parece dominar la historia no es más que la ilusoria aparición de esta indiferencia, de este absentismo. Los hechos maduran en las sombras, unas pocas manos, no vigiladas por ningún control, tejen la red de la vida colectiva, y la masa los ignora, porque no le importa. Los destinos de una época son manipulados de acuerdo a las visiones estrechas, las metas inmediatas, las ambiciones y pasiones personales de pequeños grupos activos, y las masas de hombres los ignoran porque no les importa. Pero los hechos que han madurado llegan a florecer, pero la tela tejida en las sombras se hace realidad: y entonces parece que es la fatalidad la que abruma todo y a todos, parece que la historia no es más que un enorme fenómeno natural, una erupción, un terremoto, del que todos son víctimas, los que querían y los que no querían, los que sabían y los que no sabían, los activos y los indiferentes. Y este último se irrita, quiere escapar de las consecuencias, quiere que quede claro que no quería, que no es responsable. Algunos lloriquean lastimosamente, otros blasfeman obscenamente, pero nadie o pocos se preguntan: si hubiera cumplido con mi deber, si hubiera tratado de hacer valer mi voluntad, mi consejo, ¿habría sucedido esto? Pero nadie o pocos tienen la culpa de su indiferencia, de su escepticismo, de no haber dado su brazo a torcer y su actividad a esos grupos de ciudadanos que, precisamente para evitar ese mal, lucharon por procurar ese bien.

La mayoría de ellos, en cambio, prefieren hablar de fracasos ideales, de programas que han colapsado definitivamente, y de otros placeres similares. Así comienzan de nuevo su ausencia de toda responsabilidad. Y no es que no vean las cosas con claridad, y que a veces no sean capaces de proponer soluciones hermosas a los problemas más urgentes, o a los que, aunque requieran una amplia preparación y tiempo, son igualmente urgentes. Pero estas soluciones siguen siendo bellamente contagiosas, pero esta contribución a la vida colectiva no está animada por ninguna luz moral, es el producto de una curiosidad intelectual, no de un sentido punzante de responsabilidad histórica que quiere a todos los activos en la vida, que no admite agnosticismo e indiferencia de ningún tipo.

Odio a los indiferentes también por lo que me aburre su lloriqueo de inocentes eternos. Les pido a cada uno de ellos un relato de cómo han llevado a cabo la tarea que la vida les plantea y ha planteado cada día, de lo que han hecho y sobre todo de lo que no han hecho. Y siento que puedo ser inexorable, que no tengo que desperdiciar mi lástima, que no tengo que compartir mis lágrimas con ellos. Soy activista, vivo, siento las conciencias viriles de mi lugar ya palpitando con la actividad de la futura ciudad que estamos construyendo. Y en ella, la cadena social no pesa sobre unos pocos, en ella, todo lo que sucede no se debe al azar, a la fatalidad, sino que es un trabajo inteligente de los ciudadanos. Nadie en ella se queda mirando desde la ventana el sacrificio y la sangría de unos pocos, Y el que está de pie junto a la ventana, emboscado, desea aprovechar el poco bien que le procura la actividad de unos pocos y desahoga su desilusión vituperando a los sacrificados, a los desmayados por haber fallado en su propósito.

Vivo, soy un activista. Por eso odio a los que no participan, odio a los indiferentes.

Antonio Gramsci, 11 de febrero de 1917

domingo, 28 de junio de 2020

Might not be money, might not be gold


If you're ever gonna make this work
You gotta pick yourself right up
From out of the dirt
You might need someone
To give you a helping hand
Show you how to love
Make you understand
Well you never thought that you would fall
Now you're on your knees
And you're about ready to crawl
You need someone to rid you of your disease
I'll tell you what to do
Show you how to be

If you pray with me
On your knees under the willow trees and
Pray with me
For what we need
Might not be money
Might not be gold
Let your love release your soul
Come on and pray
Won't you pray
With me

There's electric in your veins
It's burning you up
And you can't stand the pain
You need someone to listen to your fiction
But ain't left doing just one more addiction

If you pray with me
On your knees under the willow trees and
Pray with me
For what we need
Might not be money
Might not be gold
Let your love release your soul
Come on and pray
Won't you pray
With me

Won't you pray with me
Won't you pray
Won't you pray
Won't you pray yeah

Show me emotion
Show me your pain
Let it out
So you can live again
Share your emotion
Share your pain
Scream and shout so you can love again

If you
Pray with me
Come on and pray with me
Won't you pray with me yeah
For what we need
Might not be money
Might not be gold
Let your love release your soul
Come on and pray
Won't you pray
With me
Pray with me
On your knees under the willow trees
Pray with me
For what we need
Might not be money
Might not be gold
Let your love release your soul
Come on and pray
Won't you pray
With me
Get down, down on your knees
Down on your knees yeah
Pray with me

domingo, 14 de junio de 2020

Sjaella Vokalensemble - Northern Lights


Pulchra es amica mea, suavis et decora filia Jerusalem, Pulchra es amica mea, suavis et decora sicut Jerusalem, terribilis ut castrorum acies ordinata. Averte occulos tuos a me quia ipsi me avolare fecerunt.

domingo, 12 de abril de 2020

5 words/palabras

​​​This sentence has five words. Here are five more words. Five-word sentences are fine. But several together become monotonous. Listen to what is happening. The writing is getting boring. The sound of it drones. It's like a stuck record. The ear demands some variety. Now listen. I vary the sentence length, and I create music. Music. The writing sings. It has a pleasant rhythm, a lilt, a harmony. I use short sentences. And I use sentences of medium length. And sometimes when I am certain the reader is rested, I will engage him with a sentence of considerable length, a sentence that burns with energy and builds with all the impetus of a crescendo, the roll of the drums, the crash of the cymbals--sounds that say listen to this, it is important.

So write with a combination of short, medium, and long sentences. Create a sound that pleases the reader's ear. Don't just write words. Write music.

----------------------------------------------------------

Esta frase tiene cinco palabras. Aquí hay cinco palabras más. Estas oraciones siempre están bien. Pero varias juntas resultan monótonas. Escucha lo que está sucediendo. El texto se vuelve aburrido. Como el zumbido de zánganos. Es como un disco rayado. El oído exige mas variedad. Ahora escucha. Varío la longitud de la frase y creo música. Música. La escritura canta. Tiene un ritmo agradable, una inclinación, una armonía. Uso frases cortas. Y uso oraciones de longitud media. Y a veces, cuando estoy seguro de que el lector está descansado, lo enfrento con una frase de considerable longitud, una frase que arde con energía y construye con todo el ímpetu de un crescendo, el redoble de los tambores, el choque de los platillos... sonidos que dicen "escucha esto, es importante".

Así que escribe usando una combinación de frases cortas, medias y largas. Crea un sonido que satisfaga al oído del lector. No escribas sólo palabras. Escribe música.

​​Gary Provost

domingo, 29 de marzo de 2020

No por antes madrugar antes amanece más temprano


Lo más triste de los coches autónomos será todas las veces que los ocupantes fallezcan a mitad del viaje y cuando lleguen tus invitados a la cena o el repartidor de pizza, sean cadáver. Eso llevará a la invención de sistemas de monitorización del estado de salud dentro del vehículo que en caso de emergencia redirigirán el coche al hospital o al tanatorio más cercano.

- "Ha llegado a su destino".

- "Pero estoy en una morgue, esto es muy incómodo."
- "Ah sí, Señor, obviamente el algoritmo de optimización de rutas ha sido actualizado y lo trajo aquí cinco minutos antes de lo que el monitor de salud esperaba. Vamos a dar una vuelta a la manzana y olvidar que esta situación incómoda ha ocurrido."

domingo, 15 de marzo de 2020

Historia circular de ida y vuelta...


The word is about, there's something evolving,
Whatever may come, the world keeps revolving...
They say the next big thing is here,
That the revolution's near,
But to me, it seems quite clear
That's it's all just a little bit of history repeating.
The newspapers shout a new style is growing,
But it don't know if it's coming or going,
There is fashion, there is fad
Some is good, some is bad
And the joke rather sad,
That it's all just a little bit of History repeating.
And I've seen it before
And I'll see it again
Yes, I've seen it before
Just little bits of history repeating
Some people don't dance, if they don't know who's singing,
Why ask your head, it's your hips that are swinging
Life's for us to enjoy
Woman, man, girl and boy,
Feel the pain, feel the joy
Aside set the little bits of history repeating
Just little bits of history repeating
And I've seen it before
And I'll see it again
Yes, I've seen it before
Just little bits of history repeating

domingo, 1 de marzo de 2020

Stuck



by Caro Emerald

I close my eyes and dream about a sunny holiday
I wish that I was beachin' down on Saint Tropez
Or sitting in the lobby at the fabulous Pierre
With diamonds on my fingers and not a single care
Instead I'm on the Avenue where nobody goes
With fields of green that wilted like a last summer rose
Some people call it paradise, but I call it pain
Baby take me anywhere, but not here again
Why am I sitting in the middle of nowhere
Standing here with nothing to do
Wondering if I really love you, oh oh
I guess that I do
Why am I sitting in the middle of nowhere
Standing here with nothing to do
Wondering if I really love you, oh oh
I guess that I do
You promised me a motorcade and endless perfume
A palace in Geneva with a perfect view
And dreams painted yellow like the colour of gold
And dine with kings and queens until the food gets cold
Instead I'm on the edge of all I thought I would be
This dream is now a comedy I don't wanna see
Some people call it laughter but I call it pain
Baby take me anywhere but not here again
Why am I sitting in the middle of nowhere
Standing here with nothing to do
Wondering if I really love you, oh oh
I guess that I do
Why am I sitting in the middle of nowhere
Standing here with nothing to do
Wondering if I really love you, oh oh
I guess that I do
Oh I do
I know we have a chemistry
This combination's heavenly
But don't forget you promised me
Everything, everything
I know we have a chemistry
This combination's heavenly
But don't forget that you promised me
Everything
Why am I sitting in the middle of nowhere
Standing here with nothing to do
Wondering if I really love you, oh oh
I guess that I do
Why am I sitting in the middle of nowhere
Standing here with nothing to do
Wondering if I really love you, oh oh
I guess that I do

Songwriters: Paul Allen Crosby / Christopher Jon Dabaldo / David A. Novotny / Joseph Scott Sappington / Wayne A. Swinny
Stuck lyrics © Kobalt Music Publishing Ltd., Peermusic Publishing, Universal Music Publishing Group, Royalty Network

domingo, 23 de febrero de 2020

gods



You're allowed to believe in a god. You're allowed to believe unicorns live in your shoes, for all I care. But the day you start telling me how to wear my shoes, so I don't upset the unicorns, I have a problem with you. The day you start involving the unicorns in making decisions for this country, I have a BIG problem with you.

Por lo que a mí concierne, puedes creer en un dios, puedes creer que los unicornios viven en tus zapatos. Pero el día que empieces a decirme cómo usar mis zapatos, para que no moleste a los unicornios, tendré un problema contigo. El día que empieces a involucrar a los unicornios en la toma de decisiones para este país, tendré un GRAN problema contigo.

Matthew Shultz

jueves, 13 de febrero de 2020

Y se hizo la radiodifusión...


CHARLES "DOC" HERROLD fue un pionero.  Después de fundar su Colegio de Ingeniería y Tecnología Inalámbrica en 1909 dentro del edificio del Garden City Bank en el 50 West San Fernando Street en San José, California, lanzó la primera emisora de radio del mundo, que transmitía música, noticias y, sobre todo, publicidad a los oyentes de forma regular.

Herrold y su equipo en la estación FN, que incluía a su propia esposa, la primera mujer disc jockey del mundo, personificaba el mantra de muchas de las empresas que se inician en Silicon Valley hoy en día: "Muévete rápido y rompe cosas". Sus primeros dispositivos de transmisión se quemaron uno tras otro, y Herrold tuvo que usar un micrófono enfriado por agua. Robó ña corriente eléctrica de la línea del tranvía de San José para alimentar su innovador transmisor "Arc Fone", y llegó a un acuerdo con una tienda local para reproducir discos en una Victrola que apuntaría al micrófono.

La emisora FN recibía peticiones de canciones por teléfono y transmitía regularmente informes meteorológicos, noticias y anuncios a personas con radios caseras en todo el Valle de Santa Clara. Herrold anunciaba sus emisiones en los periódicos locales de antemano, y las iniciaba con las palabras "Esto es San José llamando".

Pero durante la Primera Guerra Mundial, Herrold se enfrentó a la prohibición de todo uso de la radio no gubernamental. Aunque la estación FN se relanzó después de la guerra bajo el nuevo nombre de KQW, los nuevos inventos pronto superaron su capacidad de transmisión. Herrold se vio obligado a vender KQW en 1925, y lamentablemente nunca recuperó su impulso emprendedor. Murió de forma casi anónima.

Sin embargo, KQW siguió en activo. En su 36º cumpleaños, el 10 de noviembre de 1945, la entonces estación de San Francisco se proclamó orgullosamente "la primera en el mundo en transmitir programas regulares". Hoy en día, la estación se conoce como KCBS. Aunque el edificio del Banco Garden City ya no existe, el edificio actual en el 50 Oeste de la calle San Fernando alberga la estación local KQED, y luce tres placas conmemorativas de los logros de Herrold: una colocada allí por el estado, otra por la ciudad, y otra por el capítulo de la Universidad Estatal de San José de Sigma Delta Chi.

domingo, 9 de febrero de 2020

Feudalia Über Alles



Uno de mis problemas con las naciones y fronteras creo que podría resumirlo así: hay gente con la que comparto valores morales pero no nacionalidad y hay gente con la que comparto nacionalidad pero no valores morales. Si los humanos tenemos que separarnos, me jode que sea tan arbitrario.

One of my problems with nations and borders I think I could synthesize it this way: there are people with whom I share moral values but not nationality and there are people with whom I share nationality but not moral values. If we humans have to split up, it pisses me off that it's so arbitrary.

- Alberto Sicilia aka Principia Marsupia @pmarsupia

domingo, 26 de enero de 2020

Gentle cynic


The opposite of the religious fanatic is not the fanatical atheist but the gentle who cynic cares not whether there is a God or not. The atheist is a religious person. He believes in atheism as though it were a new religion.

Lo opuesto del fanático religioso no es el ateo fanático, sino el gentil al que cínicamente no le importa si hay un Dios o no. El ateo es una persona religiosa. Cree en el ateísmo como si fuera una nueva religión.

- Eric Hoffer, 1951, The True Believer: Thoughts