miércoles, 23 de abril de 2008

Cultura de Empresa II

En la empresa en la que me gano las lentejas, hay unos cuantos ejemplos reduccionistas (sin sentido peyorativo), que ayudan a transmitir de una manera sencilla y clara objetivos y formas deseables de actuar:

1. El desayuno inglés

Se cuenta que en el desayuno inglés hay dos actores principales, el cerdo y la gallina, y mientras la gallina participa, el cerdo se implica. Seamos todos cerdos. Esto reza para los equipos interdepartamentales y para los proveedores, en tanto en cuanto tengan la intención de continuar siéndolo.

2. Abordaje de grandes proyectos

Ante la necesidad de planificar grandes actividades o proyectos, un miembro del Consejo de Administración, repite siempre que "el elefante en hamburguesas". Cualquiera que haya participado en macroproyectos sin duda alguna suscribirá esta frase.

3. Cuidado al señalar

Un ex-miembro del Consejo decía con no poca sabiduría, que cuando apuntas con la mano como si fuera una pistola, tres dedos apuntan hacia ti. Sobran las explicaciones.