miércoles, 24 de septiembre de 2008

El cliente no siempre tiene la razón

"Hola, soy Ray Gardner, portavoz de Tango. Esta carta es de Sebastian Loys, un estudiante de intercambio francés. Sebastian dice: He probado el nuevo Tango de grosella negra y no me gustó tanto como otros sabores de Tango". Bien, Sebastian, sólo puedo decirte que lo siento, hemos hecho todo lo que pudimos. Tratamos de satisfacer a todos los clientes de Tango, incluso aunque sólo estén de visita en nuestro gran país. ¡Ah! ¡No es fácil! Mi amigo Geoff estuvo trabajando en ese sabor durante tres años. Eres un estudiante de intercambio ¿Verdad Sebastian? Engominado y con zapatos elegantes. ¿Cuáles son tus credenciales, Sebastian? ¿Qué es lo que te impulsa? ¿Cuándo fue la última vez que te levantaste a las cuatro de la mañana por algo en lo que creías apasionadamente? No te necesitamos ¿Me oyes? Eres una voz disidente entre un billón, gabacho ¡Eso lo que eres!. Sí, el Tango de grosella negra es un golpe para las papilas gustativas ¡Sí, cuesta! Sí, hay que tener redaños. Pero nosotros también, Sebastian ¡Míranos! ¡Vamos, Sebastian! ¡Vamos! ¡Aquí, ahora! ¡Tú y yo! ¡Vamos, Francia, Europa, el mundo! ¡Puedo con todos! ¡SOY RAY GARDNER Y BEBO TANGO DE GROSELLA NEGRA! ¡VENID A POR MÍ!"


En 1996 se hizo este gran anuncio, gracias a HHCL + partners y Colin Gregg