lunes, 16 de junio de 2008

Tal día como hoy

Llegaron:

Y se marcharon: Y en algún lugar indeterminado de la primera lista, comenzó mi procelosa aventura autoreferente: Sine amicitia vitam esse nullam.