jueves, 25 de octubre de 2007

Feeding the Troll


Alimentar a un Troll suele ser una idea desafortunada, aunque en ocasiones, una mezcla de respuesta contundente y troll acomplejado, puede tener éxito en el intento de librarse de él, como parece ser este el caso.

Nota: Me he permitido adaptar el texto citado, para una mejor comprensión por estas latitudes.

"Nunca vas a saber con qué criterio borro tus comentarios. Deja de elucubrar teorías con esa mustia cabecita de siervo que tienes. Yo no te borro porque insultes, deficiente. Te borro por cutre, porque tus adjetivos de chorizo de poca monta me dan arcadas. Cuando dices "p u t a" me aturdes, suenas como todos los reggaetones del mundo. Te friego, te barro, te desinfecto por vulgar, por ordinario, por hortera, macaco horrible. Tus comentarios de moscardón hacinado p a j e á n d o s e frenéticamente en Internet me dan asco. Salpicas mi blog con tu fracaso. Hueles a fracasado. A escritor que no quiere asumir que su novela es mala. A grandullón que vive en el garaje de sus padres. A gordito sudoroso sin amigos, que cuenta chistes malos. A adolescente repugnante con bigote ralo y problemas mentales. A gilipollas con risa fea, que la gente ignora en las fiestas. A mediocre, con un proyecto estúpido bajo el brazo.

Te echo de mi blog por analfabeto, porque dices "creme roule" e inventas faltas de ortografía para disimular las reales. Te echo porque crees que "creme bruleé" es elegante, champiñon horrible que sólo comes en “El Mesón del Jamón” “porque te tratan como un rey". Te borro porque contaminas mi blog con tu ignorancia. Porque me da asco como usas los signos de admiración y los puntos suspensivos. Porque tu blog es mediocre y me da miedo que alguien piense que lo leo. Porque me haces recordar a los enfermos mentales que piden cigarrillos y se tocan el pito en la entrada del psiquiátrico. Te borro porque sólo sirves para eso: para ser borrado, ignorado, marginado, repudiado. La gente no te odia, ni le das miedo. A la gente le das verguenza.
"