viernes, 7 de enero de 2011

Capertovetonia: Principios de la segunda década del S. XXI

  • La ministra de Cultura de nuestro país ha escrito el guión de la gran película Mentiras y Gordas, para a continuación autosubvencionarlo. – ¿Con qué autoridad moral nos reímos del gobernador de California?

  • Desde el sofá observamos las convulsiones sociales en el resto de países europeos ante los recortes sociales que “recomiendan” los mercados para salir de allí donde nos metieron; aquí como mucho alguno se levanta cuando se trata del derecho a hacer botellón o a descargarse cosas por el morro (la queja universal en relación a la ley Sinde, churro ilegal donde los hubiera, se reduce a "nooo como mcierren seriesyonkis m muero!" y otras perlas con tendencia ortográfica descendente).

  • Los dos partidos dominantes se pasan de vez en cuando por el parlamento para soltar el último insulto ingenioso que se les ha ocurrido para brindar a “la oposición” en vez de sentarse a plantear soluciones desde diversos puntos de vista para levantar este país (con el electorado que tienen detrás -ver punto anterior- esto no es insólito).

  • Sólo hay una cosa en la que han estado, están y estarán siempre de acuerdo, y es en que, aunque no es muy democrática, la ley electoral está muy bien como está, a la vista de que el 97% de los diputados (designados mediante dicho sistema) están de acuerdo (adoro al Capitán Obvio).

  • ¿Reformas constitucionales? Con lo que cuesta ganar unas elecciones, como para ponerse a disolver Cortes y convocar referéndums. Mejor que la Carta Magna siga pura y virgen otros 30 años, cuando ya tengamos vehículos voladores y todo nos de igual de verdad.

  • Seguimos anclados al modelo medieval monárquico, seguimos cargando con el estigma de la nobleza y seguimos con una Iglesia Católica privilegiada que se escuda en un número inflado de seguidores a los que, en realidad, se la trae muy floja estar bautizados, pero que seguirán haciéndoselo a sus nenes "porque es muy bonito" (ver punto 2 de nuevo).

  • Si eres un ingenuo soñador de esos que se aventuran a intentar desapuntarse de tamaña secta te encontrarás perdido en el mar de la burocracia, no ya civil, sino divina, y los trámites pueden llevar años porque el papeleo cielo-tierra va en paloma mensajera y a nadie le interesa perder socios cuando hay subvenciones de por medio.


  • Hay corrupción y agujeros fiscales por doquier, hasta el punto de que, de tener cotizando en territorio nacional todo el dinero que se escapa a paraísos fiscales, las pensiones podrían subirse un 80%. (Estimación de Arcadi Oliveres, a partir del minuto 7).


  • Sin embargo, nos enfrentamos a una reducción drástica del estado de bienestar por la cual nos quieren hacer comprender que es necesario retrasar la edad de jubilación para mantener este sistema de pensiones (ver punto anterior ¿¿¿???) y que, además, es lógico, ya que la esperanza de vida ha aumentado y la población se está envejeciendo – cosa que no se puede discutir; desde luego luchar contra la corrupción restaría a los partidos muchos ingresos que por lo visto necesitan para ganar elecciones – Reflexión: ¿no les bastaría con el rédito político que les quedaría de aumentar las pensiones y encerrar a unos cuantos chorizos?


  • Por contra, los señores que ocupan un asiento en el hemiciclo, no todos los días que deberían por cierto, con estar 7 añitos trabajando en política lo tienen hecho, curiosamente en este aspecto todos los partidos muestran unanimidad.

    Aquí podemos ver a sus Señorías trabajando el 9 de marzo de 2010.

  • La mayor parte de la población asume estos y otros atropellos sin oponer mucha resistencia (punto 2) y, en vísperas de las elecciones, está convencida de que la única opción posible es el llamado "voto útil" (bien llamado, en realidad, si miramos el punto 4), porque si no, "ganan los malos". Lo cierto es que siempre ganan los malos, y siempre perdemos todos.

  • De todos estos puntos, las personas a las que, de nuevo, se refiere el punto 2, no saben nada. Por tu propio bien, no preguntes sobre la vida de Kiko el de Gran Hermano, o de Belén Esteban, valientemente denominada "princesa del pueblo", porque podrían llenarte varias páginas de un libro (con dificultades ortográficas y de puntuación, pero a tope de contenido).

  • Si eres turista y llegas a España sin tener ni idea de español, estás perdido. Morirás de sed antes de que alguien pueda indicarte en inglés la localización de la fuente más cercana.

  • Si eres pequeño, te quedan por delante al menos 3 o 4 cambios de plan de estudios antes de que llegues a la universidad, y una vez allí al menos te pillará otro más. No serán cambios orientados a mejorar la calidad de tu educación, sino a tumbar los que hicieron los que estaban primero.

  • Como además es probable, por estadística (punto 2), que tus padres sean gilipollas y tú un pequeño idiota en potencia, serás consciente de que tu popularidad depende del número de asignaturas suspensas; mientras tanto a tus padres les contarás milongas tipo "nos hacen dividir sin calculadora y es muy difícil", a lo cual sin duda te darán la razón e, indignados, protestarán; la culpa será del profesor y el siguiente plan de educación prohibirá las operaciones con lápiz y papel, porque son cosas muy difíciles para niños de 14 años y los padres son los que votan.

  • Si consigues acabar la educación obligatoria, recordarás vagamente que has llegado a estudiar 15 veces distintas a los Reyes Católicos, pero de Franco y la Transición (¿la qué?) no habrás oído ni hablar.


  • "Me da igual", pensarás, "haré ciencias". Podrás intentarlo, pero llegarás a alguna ingeniería sabiéndote los reyes godos y unas cuantas jarchas y cantigas de memoria, pero sin tener ni idea de cómo funciona una estructura simple o formular correctamente un compuesto elemental.

  • Si, por el contrario, haces letras, sólo te servirá para darte cuenta de cuán triste es la ignorancia en el mundo y en concreto en este país, así que piénsate bien si quieres ser un humanista deprimido y en paro antes de empezar.

  • En la universidad seguramente tengas el placer de conocer a la úlcera de estómago de algún simpático profesor, sangrante cada vez que un alumno pasa su asignatura, y te dejará muy claro que todos sus 500 alumnos son unos inútiles y unos vagos mientras aporta a las arcas de la universidad cuantiosas sumas provenientes de los bolsillos estudiantiles en concepto de cuartas, quintas matrículas y convocatorias de gracia.

  • También intentarán hacerte creer (releer punto 9) que la subida de las tasas es inevitable porque el sistema no se sostiene y que de esa forma se combatirá el fracaso escolar, porque los alumnos vagos e inútiles se pondrán las pilas cuando tengan que pagar por las matrículas sueldo y medio.

  • Cuando creas que has ido salvando estos escollos y tengas 5 titulaciones, hayas conseguido salir de la ignorancia a la que tu lugar de nacimiento parecía haberte destinado, e incluso sepas algún idioma con mediana fluidez, tendrás que hacer trabajos dignos de cualquier página de contactos para encontrar un puesto mediocre y asistirás impotente al ascenso de inútiles reales que tuvieron la suerte de dormir en un colchón de billetes y meter en la sobaquera de algún gordo con coche ostentoso y caso, el fajo necesario para tener un escritorio donde colocar los zapatos.


  • Si algún día al ese gordo cabrón la ¿Justicia? se le llega a acercar siquiera un poco, de nuevo asistirás impotente al pasillo que harán para salir al desgraciado forrado a costa del resto de de la gente honrada, que habrá desviado todos los fondos públicos que haya podido agarrar a una cuenta en las Islas Caimán para poder pagarse la fianza, el abogado de Satán y los 28 chalets donde vivirá por el resto de sus días, empadronado en algún pueblo minúsculo en calidad de indigente.

  • Tomado, alterado y mutilado de "No sé, pero me opongo"