lunes, 7 de julio de 2008

La lideresa tiene quien le escriba

La noche, que es siempre ambigua, te enfurece.
Color de ginebra mala, son tus ojos unas bichas.
Yo sé que vas a romper en insultos y en lágrimas histéricas.
En la cama, luego, te calmaré con besos que me da pena dártelos.
Y al dormir te apretarás contra mí como una perra enferma.

Jaime Gil de Biedma