domingo, 9 de diciembre de 2007

El camino más directo al corazón de un hombre es a través de sus costillas