domingo, 6 de octubre de 2013

Gaudeamus igitur...



Este es el discurso de graduación más inspirador a la par que deprimente y sin embargo hilarante, horripilante y confortante que he oído nunca.

Conocemos la faceta de Tim Minchin como artista, este vídeo documenta el discurso que ofreció con motivo de recibir un doctorado honorario en Humanidades por la Universidad de Australia Occidental, oscuro, brillante y ligeramente denso, en línea con su brillante obra musical.