viernes, 1 de febrero de 2008

Eutanasia

Anoche, mi mujer y yo estábamos sentados en el salón charlando sobre lo divino y lo humano, cuando empezamos a hablar sobre la idea de vivir o morir.

Le dije: "Nunca me dejes vivir en estado vegetativo, dependiendo de máquinas y líquidos de una botella, si me ves en ese estado, desenchufa los artefactos que me mantienen vivo, prefiero morir".

Entonces... ella se levantó con cara de admiración y la muy cabrona desenchufó el televisor, el ordenador, el iPod, la Playstation y me quitó la cerveza.

¡Qué hija de puta! ¡Casi me muero!