domingo, 1 de septiembre de 2013

Comprad comprad malditos...


Comprar a través de la red es una opción cada vez más habitual para la mayoría de las personas. El avance del comercio electrónico y del acceso móvil a Internet, la rapidez en los plazos de entrega y la facilidad para encontrar cualquier producto ha llevado a que el comercio electrónico ocupe un lugar cada vez mayor en nuestros hábitos de consumo.

Qué es

Hoy en día, millones de personas en todo el mundo consultan lo que quieren comprar en la web antes que en tiendas tradicionales. La población joven nacida en el entorno digital, encuentran en el comercio online algo natural. De hecho, algunas operaciones, como la reserva del billete en la mayoría de compañías aéreas de bajo coste, se realizan de manera casi exclusiva por medio de la web, aunque también exista la opción de las agencias de viaje tradicionales. El comercio electrónico presente se extenderá en los próximos años a otros ámbitos de consumo debido a sus ventajas: ahorro de tiempo y de desplazamientos, más opciones para elegir, conveniencia en suma, algo que contribuye a conciliar la organización del tiempo con la vida personal.

Productos informáticos, música, películas, libros, videojuegos, prácticamente todo puede comprarse ya sin salir de nuestras casas. El e-Commerce o comercio electrónico, consiste en la compra y venta de productos o servicios a través de los medios electrónicos. Algunos ejemplos son portales como Amazon.com, la mayor librería de la red, o E-Bay, una subasta cibernética donde podemos poner a la venta un artículo a la espera de que algún internauta esté interesado. Si queremos comprar con seguridad, debemos seguir algunas recomendaciones para evitar riesgos y aprovechar únicamente sus ventajas.

¿Cuáles son las claves para hacer compras online de una forma segura? ¿Estamos protegidos de alguna forma?

Consejos

A pesar de este crecimiento, el e-commerce continúa siendo una fuente de recelos. Tanto es así que, en el caso de España, la mayoría de consumidores considera que sus derechos no se encuentran lo suficientemente protegidos en los pagos vía web. No obstante, usar la tarjeta de crédito en la red es tan seguro o tan peligroso como hacerlo en un restaurante o un centro comercial. Para ello basta con seguir unos consejos básicos de seguridad:

  • La mejor manera de familiarizarse con el comercio electrónico es que acudamos a sitios web reconocidos y con un nombre en el mercado del comercio electrónico. Amazon.com o Ebay.com son los más famosos, pero hay muchos portales que tienen su mejor tarjeta de presentación en los miles de usuarios que confían en sus servicios.
  • En primer lugar, comprobemos la seguridad de la página donde realizamos las compras. Una de las claves consistirá en observar la propia dirección de la web. En las webs de compra segura, en lugar de iniciarse con el frecuente http, debería empezar por https, que es el protocolo seguro de transferencia de hipertexto, o lo que es lo mismo, la forma más segura de enviar datos por internet que utilizan las entidades bancarias, las tiendas online y cualquier tipo de servicio web que requiera el envío de datos personales.
  • Cuando la conexión a la página web se relice a través del protocolo https, aparecerá la figura de un candado, bien en la caja de navegación arriba a la derecha o en la barra de estado abajo y a la derecha de nuestra pantalla.
  • Analicemos, además, si nos encontramos en una página web fiable. Si nuestro navegador o el antivirus nos avisan de que la web presenta datos potencialmente peligrosos para nuestro equipo, es hora de cambiar de lugar de compra.
  • Hay que tener en cuenta el diseño de la página. Una página sin un diseño profesional invita a la desconfianza automática. Sin embargo, la apariencia no lo es todo, ya que también puede haber problemas en páginas que imitan la imagen de empresas conocidas.
  • Verifiquemos los datos del titular del comercio electrónico, en el caso de empresas españolas deben publicar una página normalmente denominada “Condiciones Generales” donde reflejen los datos de la sociedad que opera el comercio online. El cumplimiento de la LSSI y la LOPD es obligatorio en cualquier tienda en Internet. De este modo, sabremos cómo proceder en caso de una reclamación a una dirección conocida en caso de que surgiese algún problema.
  • Atención al lugar donde está radicada la página. Muchos fraudes se cometen por medio de sitios web situados en terceros países o zonas donde la legislación sobre Internet es inexistente. Cuidado.
  • Leer bien antes de dar nuestros datos, no ofreciendo información personal ni bancaria sin saber quién la solicita y cómo será utilizada.
  • Antes de aceptar las condiciones, convendría que anotásemos las condiciones de devolución y los gastos de envío de cada compra, datos que, al igual que en el comercio tradicional, pueden aparecer en la letra pequeña.
  • Después de la compra, debemos estar pendientes de posibles correos del vendedor en la bandeja de entrada de nuestro mail y más aún a los extractos de nuestra cuenta bancaria, para que no nos llevemos ninguna sorpresa. 

Preguntas frecuentes

¿Qué riesgos pueden existir cuando utilizo mi tarjeta de crédito?

El medio más común para pagar online son las tarjetas de crédito. En realidad, la validación del pago funciona del mismo modo que en una tienda tradicional. La clave está en la confidencialidad. Para ello, lo más frecuente es que en Internet se utilice un sistema de seguridad conocido como SSL (Secure Sockets Layer). Este protocolo cifra los datos del cliente y codifica la información de forma que nadie pueda interceptarla hasta que llegue al vendedor del producto. Ahora bien, a diferencia de un comercio físico, en Internet ningún empleado puede solicitar el DNI. Para que cualquier persona con acceso a nuestra tarjeta no se haga pasar por nosotros, muchos bancos cuentan con un sistema de Comercio Electrónico Seguro, un elemento de seguridad añadido que consiste en una clave asociada a la tarjeta y que únicamente conoce el propietario. De esta forma, tras realizar la compra online, aparecerá ante nosotros una página de nuestra entidad bancaria solicitándonos el código que nos identifica como usuarios de la tarjeta. Después de estas comprobaciones, este sistema resulta más seguro que, por ejemplo, dejar tu tarjeta de crédito en manos del camarero de un restaurante.

Y si no quiero pagar con tarjeta de crédito porque no me fío ¿Podría hacer una transferencia bancaria?

Las modalidades de pago pueden ser variadas. Si no queremos abonar el importe hasta tener el producto en nuestras manos la forma más segura será el contrarrembolso, único formato en el que seguiremos empleando el dinero en efectivo. Por otro lado, está la transferencia bancaria y puede ser igualmente seguro.

Acciones a emprender: conoce todos los métodos de pago posibles

Para conocer las claves sobre cómo comprar en Internet, deberías saber todas las formas de pago que existen y elegir la que mejor te convenga. Es la única manera de que puedas saber a qué atenerte si tienes algún problema con tu compra.

Métodos off-line: Aquellos en los cuales el pago no se efectúa durante la realización de la compra; sino de forma diferida. Estos son los que se encuentran en este método:

  • Contrarreembolso: Método de pago más seguro, ya que se realiza cuando el producto te llega a casa. 
  • Transferencia bancaria: Aquí es el comercio el que notifica al usuario una cuenta bancaria donde debe realizar la transferencia para que se gestione su pedido. 

Métodos online: Aquellos en los cuales el pago se realiza en el mismo momento de la realización de la compra mediante conexión directa. Son los siguientes:

  • Tarjeta de crédito (TPV virtual): Es el sistema de pago electrónico más común y aceptado hoy en día. Los comercios online puede repercutir un cargo específico con este medio de pago, debido a que las entidades bancarias les aplican un coste entre el 0,5 % y el 4,5 % aproximadamente del importe de la venta. 
  • PayPal: Es un sistemas de pago nacido directamente para el comercio online y consiste en la recepción y envío de dinero en Internet de forma rápida y segura entre comprador y vendedor. Este tipo de pago, como el pago con tarjeta, tiene una pequeña comisión de gestión.
  • Transferencia bancaria: Aquí es el comercio el que notifica al usuario una cuenta bancaria donde debe realizar la transferencia para que se gestione su pedido.
  • Domiciliación bancaria: Cuando facilitas tu número de cuenta para que el comercio te haga un cobro con una periodicidad determinada. 

Lo más importante es que realices tus compras de forma segura y conozcas las ventajas e inconvenientes de las formas de pago para evitar sorpresas desagradables. Y, sobre todo, ten en cuenta todos los factores de riesgo y la seguridad del sitio web en el que compras.

Glosario

  • e-Commerce: este término se refiere al comercio electrónico, que consiste en la compra y venta de productos o servicios a través de Internet.
  • Comercio Electrónico Seguro: los establecimientos identificados en Internet como “Comercio Seguro” disponen de un sistema de pago con tarjetas financieras (TPV Virtual), que permite verificar que el titular de la tarjeta es quien está realizando la compra, de esta forma se llevará una compra segura.
  • Micropagos: sistemas diversos para realizar pequeños pagos de forma electrónica, por ejemplo, a través de una tarjeta prepago, a través de una cuenta virtual o telefónicamente.
  • Phishing: técnica utilizada principalmente para robar información sensible, como claves bancarias o datos de tarjetas de crédito.
  • SSL (Secure Sockets Layer): proceso que administra la seguridad de las transacciones que se realizan a través de Internet.

Puedes obtener más información y ayuda sobre este tema en:


Post a partir de original en Kiddia.org