viernes, 9 de diciembre de 2011

E la nave va...

... lo increíble es que están los que se olvidan en dos días y los que nunca, sin importar el tiempo pasado con ellos; pero los que pasan dejan espacios para los que nos acompañarán en las siguientes aventuras. Al haber vivido así toda mi vida, mis amistades están estrechamente relacionadas con hechos y lugares; tú por ejemplo eres mi estrella 2011 de ****** y así será para siempre, evolucionaremos, quizá perdamos el contacto pero todo lo que se vivió empezó en una ciudad de ******** en el lugar menos esperado... y todo lo que compartimos después quedará, no importa el qué, puede que no de la forma mas clara, pero la emoción en el recuerdo nos trae una sonrisa y viene el nombre o la cara de la persona, cuando leyendo algo piensas que lo querrías compartir... Me pasa cuando leo textos que creo que te podrían gustar pero en idiomas que no conoces. 

Y un correo tuyo es siempre garantía de "food for my soul" by LJJ

Continuará...

viernes, 25 de noviembre de 2011

Facturas con ciencia

Hay autonomías en las que se está entregando, o se va a entregar, una factura "informativa" del coste que ha supuesto nuestra visita al médico, de la asistencia que recibamos en Urgencias, de la intervención quirúrgica que hemos sufrido o de cualquier gasto que ocasionemos por ponernos enfermos. Lo hacen, o lo van a hacer, con la sana intención de que tomemos conciencia de lo que cuesta atendernos, aunque seamos nosotros mismos, con nuestros impuestos y cotizaciones los que pagamos. Me parece excelente... Ahora, esta medida hay que complementarla con otra: cada vez que el rey, el presidente del gobierno, el ministro, el presidente de comunidad autónoma, el diputado, el senador, el presidente de la diputación, el alcalde, etc. se suba a su coche oficial, se le entregue la factura. Cuando visite centros de mayores o colegios, engalanados especialmente para su visita, que le entreguen la factura. Cuando asista a la multitud de fiestas, recepciones, comilonas, que se organizan por cualquier cosa, que le entreguen la factura. Cuando se suba en trenes o aviones para viajar en clase especial, que le entreguen la factura. Todo ello con la única intención de que "tomen conciencia" de lo que nos cuesta a los ciudadanos mantener los cargos públicos.

via FB

viernes, 18 de noviembre de 2011

Somalia: la gota que colma el vaso

Por Aitor Zabalgogeazkoa, Director General de MSF-E
La actual crisis por la que están pasando centenares de miles de somalíes no tiene una sola causa. Es la suma de 20 años de guerra, la rapiña sistemática por parte de las diferentes milicias, una economía que parece del pasado, unos precios que son del futuro, una crisis global que afecta a los envíos de los que emigraron o se refugiaron, un sistema de salud colapsado y además… una sequía que se ha convertido en la gota que colma el vaso. En el sur y el centro de Somalia, la muerte del ganado y el fin de las reservas de grano, junto con la inseguridad reinante, con frentes de guerra cambiando de manera constante, han sido las principales razones que han llevado a miles de somalíes a abandonar sus tierras y buscar refugio en las fronteras de Etiopía y Kenia, o a tratar de esconderse bajo cualquier trapo en las ruinas de Mogadiscio.

Cualquiera que haya estado en esa ciudad vuelve con el alma en los pies. Mogadiscio es un montón de ruinas al borde del Índico, ocupada por miles de familias sin nada que llevarse a la boca. Las condiciones de vida son difíciles de describir ya que no hay comparación: la mayoría viven debajo de una especie de iglús construidos con ramas y cubiertos con los mismos retales que usan para vestirse. Agua recogida en cualquier cuneta, algo de arroz una vez al día si hay suerte, y mientras hay que permanecer en vigilia por si las cosas se tuercen y comienzan otra vez los combates que han reducido la ciudad a un montón de cascotes. Uno no se puede explicar cómo lo aguantan, cómo sobreviven.

Esta supervivencia, que no se puede desear a ningún ser humano, se ve también amenazada por las condiciones perfectas para enfermedades que aquí, en nuestro barrio, no pasarían de anécdotas, pero que allí son asesinas de miles de niños. En las chabolas donde se agolpan las familias, el sarampión se transmite con facilidad, y la neumonía, y las diarreas… Todo se suma al deplorable estado de los más pequeños ya debilitados por la falta de alimento en condiciones.

En Mogadiscio uno se topa de bruces con la realidad más inclemente: que pasamos miedo, que tenemos dos manos, que el día solo tiene 24 horas y que llegamos a hacer una pequeña porción de lo que quisiéramos. Y es paradójico que lo que más tiempo lleva en esta lucha contra la falta de comida y el exceso de enfermedad es hablar, hablar y hablar para negociar el acceso a los afectados. Que si déjeme usted pasar por unas horas para vacunar, no me roben toda la comida que los de ahí al lado no tendrán nada, ¿podemos trasladar a este niño moribundo hasta el hospital?

El caso es que Somalia seguramente no es peor ni mejor que otros lugares en otros tiempos, pero la persistencia del conflicto y la imposibilidad de evaluar y actuar con cierta libertad es una losa tremenda para nuestra actividad. No sabemos lo que pasa en muchas zonas a las que no tenemos acceso y en las que creemos que la situación es incluso peor de lo que vemos en Mogadiscio y otras ciudades, al menos por lo que nos cuentan los que han huido de allí. Tampoco tenemos una idea completa de lo que sucede a nuestro alrededor, ya que no nos podemos mover a nuestro albedrío.

Estando la situación como está, nos limitamos a llegar a los lugares y gentes planeando de un día para otro. Hoy aquí hay un grupo que se puede vacunar, vacunemos; a este se le puede distribuir comida, hagámoslo; a algunos individuos se les puede facilitar la transferencia a un hospital, pues mandemos el coche. Así, poco a poco, hemos conseguido vacunar a unos 50.000 niños. Y al menos otros 5.000 están siendo tratados de desnutrición aguda severa en los 13 proyectos que Médicos Sin Fronteras (MSF) tiene en Somalia. Los demás actores de ayuda andan también haciendo lo que pueden; la inseguridad y la imprevisibilidad hacen que la coordinación y la planificación pierdan casi todo su valor.

La situación actual está lejos de mejorar. La próxima cosecha también puede fallar o al menos será poco abundante, al estar millones desplazados fuera de sus tierras. El riesgo de que al ciclo de sequía se le sume ahora agua en demasía también es muy probable. Por tanto sabemos que esta crisis no tiene un alivio hasta primavera del año que viene. Y mientras, miles de familias se siguen apelotonando en los campos de refugiados de las fronteras de Kenia y Etiopía, a donde llegan después de semanas de caminar y los más débiles, en un estado límite. La asistencia que recibían se ha visto además afectada por el secuestro de nuestras dos compañeras, Blanca Thiebaut y Montserrat Serra, el pasado 13 de octubre en Dadaab, Kenia. Tras el ataque, tuvimos que suspender de forma temporal parte de las actividades en los campos de refugiados.

Los que conocemos esa región y a esa gente nos preguntamos todos los días: ¿Cuántas generaciones más van a vivir y morir en esta situación? ¿Es que esto no se acaba nunca? Se lo preguntamos a nuestros amigos somalíes que fuerzan una sonrisa, resignados, mientras de inmediato se preocupan por sobrevivir la próxima hora. La verdad es que Somalia es una vergüenza para todo el mundo: para ellos y para nosotros, porque nadie ha sido capaz de aliviar la situación a tiempo. Otra vez en un escenario olvidado, solo recordado por sus piratas, miles de niños están pagando un peaje inaceptable a cuenta de los cálculos económicos, políticos y militares de unos y otros. Un peaje repugnante para cualquier ser humano o sociedad decente.

En Somalia, a pesar de los pesares, a pesar de que es muy difícil no sucumbir al pesimismo, es donde más sentido cobra la ayuda humanitaria, llegar vacuna a vacuna, vendaje a vendaje, ración a ración, persona a persona, en las peores condiciones imaginables, sabiendo que nunca va a ser suficiente. En eso estamos. Y en eso estaban nuestras compañeras, Blanca y Montserrat, cuando fueron secuestradas en Kenia.

Descargar: MSF 89 - Noviembre 2011

jueves, 25 de agosto de 2011

Hasta siempre Steve Jobs: Seguid hambrientos, seguid insensatos...

Discurso de Graduación de la Universidad de Stanford, 12 de junio de 2005

Tengo el honor de estar hoy aquí con vosotros en vuestra iniciación en una de las mejores universidades del mundo. Nunca me gradué. A decir verdad, esto es lo más cerca que jamás he estado de una graduación universitaria. Hoy os quiero contar tres historias de mi vida. Nada especial. Sólo tres historias.

La primera historia versa sobre cómo se conectan los puntos.

Dejé Reed College después de los seis primeros meses, pero después seguí por allí por libre otros 18 meses, más o menos, antes de dejarlo de veras. Entonces, ¿por qué lo dejé?

Comenzó antes de que yo naciera. Mi madre biológica era una titulada universitaria joven y soltera, y decidió darme en adopción. Ella tenía muy claro que quienes me adoptaran tendrían que ser titulados universitarios, de modo que todo se preparó para que fuese adoptado al nacer por un abogado y su mujer. Solo que cuando aparecí decidieron en el último momento que lo que de verdad querían era una niña. Así que mis padres, que estaban en lista de espera, recibieron una llamada a media noche preguntando: "Tenemos un niño no esperado; ¿lo queréis?" "Por supuesto", dijeron. Mi madre biológica se enteró de que mi madre no tenía titulación universitaria, y que mi padre ni siquiera había terminado el bachillerato, así que se negó a firmar los documentos de adopción. Sólo cedió, meses más tarde, cuando mis padres prometieron que algún día iría a la universidad.

Y 17 años más tarde realmente fui a la universidad. Pero de forma descuidada elegí una universidad que era casi tan cara como Stanford, y todos los ahorros de mis padres de clase trabajadora los estaba gastando en mi matrícula. Después de seis meses, no le veía propósito alguno. No tenía idea de qué quería hacer con mi vida, y menos aún de cómo la universidad me iba a ayudar a averiguarlo. Y me estaba gastando todos los ahorros que mis padres habían conseguido a lo largo de su vida. Así que decidí dejarlo, y confiar en que las cosas saldrían bien. En su momento me dio miedo, pero en retrospectiva fue una de las mejores decisiones que nunca haya tomado. En el momento en que lo dejé, ya no fui más a las clases obligatorias que no me interesaban, y comencé a meterme en las que parecían interesantes.

No era idílico. No tenía dormitorio, así que dormía en el suelo de las habitaciones de mis amigos, devolvía botellas de Coca Cola por los 5 céntimos del depósito para conseguir dinero para comer, y caminaba más de 10 Km los domingos por la noche para comer bien una vez por semana en el templo de los Hare Krishna. Me encantaba. Y muchas cosas con las que me fui topando al seguir mi curiosidad e intuición resultaron no tener precio más adelante.

Os daré un ejemplo: en aquella época el Reed College ofrecía la que quizá fuese la mejor formación en caligrafía del país. En todas partes del campus, todos los póster, todas las etiquetas de todos los cajones, estaban bellamente caligrafiadas a mano. Como ya no estaba matriculado y no tenía clases obligatorias, decidí atender al curso de caligrafía para aprender cómo se hacía. Aprendí cosas sobre el serif y tipografías sans serif, sobre los espacios variables entre combinaciones de letras, sobre qué hace realmente grande a una gran tipografía. Era sutilmente bello, histórica y artísticamente, de una forma que la ciencia no puede capturar, y lo encontré fascinante.

Nada de esto tenía ni la más mínima esperanza de aplicación práctica en mi vida. Pero diez años más tarde, cuando estábamos diseñando el primer ordenador Macintosh, volvió a mí. Y diseñamos el Mac con todo dentro. Fue el primer ordenador con tipografías bellas. Si nunca me hubiera dejado caer por aquél curso concreto en la universidad, el Mac jamás habría tenido múltiples tipografías, ni tipos con espaciado proporcional. Y como Windows no hizo más que copiar el Mac, es probable que ningún ordenador personal los tuviera. Si nunca hubiera decidido dejarlo, no habría entrado en esa clase de caligrafía, y los ordenadores personales no tendrían la maravillosa tipografía que poseen. Por supuesto que era imposible conectar los puntos mirando hacia el futuro cuando estaba en clase. Pero era muy, muy claro al mirar atrás diez años más tarde.

Otra vez: no se pueden conectar los puntos hacia adelante, sólo puedes hacerlo hacia atrás. Así que tenéis que confiar en que los puntos se conectarán alguna vez en el futuro. Tienes que confiar en algo — tu instinto, el destino, la vida, el karma, lo que sea. Esta forma de actuar nunca me ha dejado tirado, y ha marcado la diferencia en mi vida.

Mi segunda historia es sobre el amor y la pérdida.

Tuve suerte — supe pronto en mi vida qué era lo que más deseaba hacer. Woz y yo creamos Apple en la cochera de mis padres cuando tenía 20 años. Trabajamos mucho, y en diez años Apple creció de ser sólo nosotros dos a ser una compañía valorada en 2 mil millones de dólares y 4.000 empleados. Hacía justo un año que habíamos lanzado nuestra mejor creación — el Macintosh — un año antes, y hacía poco que había cumplido los 30. Y me despidieron. ¿Cómo te pueden echar de la empresa que tú has creado? Bueno, mientras Apple crecía contratamos a alguien que yo creía muy capacitado para llevar la compañía junto a mí, y durante el primer año, más o menos, las cosas fueron bien. Pero luego nuestra perspectiva del futuro comenzó a divergir, y finalmente nos apartamos completamente. Cuando eso pasó, nuestra Junta Directiva se puso de su parte. Así que a los 30 estaba fuera. Y de forma muy notoria. Lo que había sido el centro de toda mi vida adulta se había ido, y fue devastador.

Realmente no supe qué hacer durante algunos meses. Sentía que había dado de lado a la anterior generación de emprendedores – que había soltado el testigo en el momento en que me lo pasaban. Me reuní con David Packard [de Hewlett Packard] y Bob Noyce [inventor del circuito integrado, Intel], e intenté disculparme por haberla fastidiado tanto. Fue un fracaso muy notorio, e incluso pensé en huir del valle [Silicon Valley]. Pero algo comenzó a abrirse paso en mí — aún amaba lo que hacía. El resultado de los acontecimientos en Apple no había cambiado eso ni un ápice. Había sido rechazado, pero aún estaba enamorado. Así que decidí comenzar de nuevo.

No lo vi así entonces, pero resultó ser que el que me echaran de Apple fue lo mejor que jamás me pudo haber pasado. Había cambiado el peso del éxito por la ligereza de ser de nuevo un principiante, menos seguro de las cosas. Me liberó para entrar en uno de los periodos más creativos de mi vida.

Durante los siguientes cinco años, creé una empresa llamada NeXT, otra llamada Pixar, y me enamoré de una mujer asombrosa que se convertiría después en mi esposa. Pixar llegó a crear el primer largometraje animado por ordenador, Toy Story, y es ahora el estudio de animación más exitoso del mundo. En un notable giro de los acontecimientos, Apple compró NeXT, regresé a Apple, y la tecnología que desarrollamos en NeXT es el corazón del actual renacimiento de Apple. Y Laurene y yo tenemos una maravillosa familia.

Estoy bastante seguro de que nada de esto habría ocurrido si no me hubieran echado de Apple. Creo que fue una medicina horrible, pero supongo que el paciente la necesitaba. A veces, la vida te da en la cabeza con un ladrillo. No perdáis la fe. Estoy convencido de que la única cosa que me mantuvo en marcha fue mi amor por lo que hacía. Tenéis que encontrar qué es lo que amáis. Y esto vale tanto para vuestro trabajo como para vuestros amantes. El trabajo va a llenar gran parte de vuestra vida, y la única forma de estar realmente satisfecho es hacer lo que consideráis un trabajo genial. Y la única forma de tener un trabajo genial es amar lo que hacéis. Si aún no lo habéis encontrado, seguid buscando. No os conforméis. Como en todo lo que tiene que ver con el corazón, lo sabréis cuando lo hayáis encontrado. Y como en todas las relaciones geniales, las cosas mejoran y mejoran según pasan los años. Así que seguid buscando hasta que lo encontréis. No os conforméis.

Mi tercera historia es sobre la muerte.

Cuando tenía 17 años, leí una cita que decía algo como: "Si vives cada día como si fuera el último, algún día tendrás razón". Me marcó, y desde entonces, durante los últimos 33 años, cada mañana me he mirado en el espejo y me he preguntado: "Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?" Y si la respuesta era "No" durante demasiados días seguidos, sabía que necesitaba cambiar algo.

Recordar que voy a morir pronto es la herramienta más importante que haya encontrado para ayudarme a tomar las grandes decisiones de mi vida. Porque prácticamente todo — las expectativas de los demás, el orgullo, el miedo al ridículo o al fracaso — se desvanece frente a la muerte, dejando sólo lo que es verdaderamente importante. Recordar que vas a morir es la mejor forma que conozco de evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder. Ya estás desnudo. No hay razón para no seguir al corazón.

Hace casi un año me diagnosticaron cáncer. Me hicieron un barrido a las 7:30 de la mañana, y mostraba claramente un tumor en el páncreas. Ni siquiera sabía qué era el páncreas. Los médicos me dijeron que era prácticamente seguro un tipo de cáncer incurable, y que mi esperanza de vida sería de tres a seis meses. Mi médico me aconsejó que me fuese a casa y dejara zanjados mis asuntos, forma médica de decir prepárate a morir. Significa intentar decirle a tus hijos todo lo que ibas a contarles en los próximos diez años en unos pocos meses. Significa asegurarte de que todo queda atado y bien atado, para que sea tan fácil como sea posible para tu familia. Significa decir adiós.

Viví todo un día con ese diagnóstico. Luego, a última hora de la tarde, me hicieron una biopsia, metiéndome un endoscopio por la garganta, a través del estómago y el duodeno, pincharon el páncreas con una aguja para obtener algunas células del tumor. Yo estaba sedado, pero mi esposa, que estaba allí, me dijo que cuando vieron las células al microscopio los médicos comenzaron a llorar porque resultó ser una forma muy rara de cáncer pancreático que se puede curar con cirugía. Me operaron, y ahora estoy bien.

Esto es lo más cerca que he estado de la muerte, y espero que sea lo más cerca que esté de ella durante algunas décadas más. Habiendo vivido esto, ahora os puedo decir esto con más certeza que cuando la muerte era un concepto útil, pero puramente intelectual:

Nadie quiere morir. Ni siquiera la gente que quiere ir al cielo quiere morir para llegar allí. Y sin embargo la muerte es el destino que todos compartimos. Nadie ha escapado de ella. Y así tiene que ser, porque la Muerte es posiblemente el mejor invento de la Vida. Es el agente de cambio de la Vida. Retira lo viejo para hacer sitio a lo nuevo. Ahora mismo lo nuevo sois vosotros, pero dentro de no demasiado tiempo, de forma gradual, os iréis convirtiendo en lo viejo, y seréis apartados. Siento ser tan dramático, pero es bastante cierto.

Vuestro tiempo es limitado, así que no lo gastéis viviendo la vida de otro. No os dejéis atrapar por el dogma — que es vivir según los resultados del pensamiento de otros. No dejéis que el ruido de las opiniones de los demás ahogue vuestra propia voz interior. Y lo más importante, tened el coraje de seguir a vuestro corazón y vuestra intuición. De algún modo ellos ya saben lo que tú realmente quieres ser. Todo lo demás es secundario.

Cuando era joven, había una publicación asombrosa llamada The Whole Earth Catalog [Catálogo de toda la Tierra], una de las biblias de mi generación. La creó un tipo llamado Stewart Brand no lejos de aquí, en Meno Park, y la trajo a la vida con su toque poético. Eran los últimos años 60, antes de los ordenadores personales y la autoedición, así que se hacía con máquinas de escribir, tijeras, y cámaras Polaroid. Era como Google con tapas de cartulina, 35 años de que llegara Google: era idealista, y rebosaba de herramientas claras y grandes conceptos.

Stewart y su equipo sacaron varios números del The Whole Earth Catalog, y cuando llegó su momento, sacaron un último número. Fue a mediados de los 70, y yo tenía vuestra edad. En la contraportada de su último número había una fotografía de una carretera por el campo a primera hora de la mañana, la clase de carretera en la que podrías encontrarte haciendo autoestop si fueseis así de aventureros. Bajo ella estaban las palabras: "Sigue hambriento. Sigue insensato". Era su último mensaje de despedida. Sigue hambriento. Sigue insensato. Y siempre he deseado eso para mí. Y ahora, cuando os graduáis para comenzar de nuevo, os deseo eso.

Seguid hambrientos. Seguid insensatos.

Muchísimas gracias a todos.


ORIGINAL ENGLISH VERSION:



Stanford University Commencement Speech, June 12, 2005

This is the text of the Commencement address by Steve Jobs, CEO of Apple Computer and of Pixar Animation Studios, delivered on June 12, 2005.

I am honored to be with you today at your commencement from one of the finest universities in the world. I never graduated from college. Truth be told, this is the closest I've ever gotten to a college graduation. Today I want to tell you three stories from my life. That's it. No big deal. Just three stories.

The first story is about connecting the dots.

I dropped out of Reed College after the first 6 months, but then stayed around as a drop-in for another 18 months or so before I really quit. So why did I drop out?

It started before I was born. My biological mother was a young, unwed college graduate student, and she decided to put me up for adoption. She felt very strongly that I should be adopted by college graduates, so everything was all set for me to be adopted at birth by a lawyer and his wife. Except that when I popped out they decided at the last minute that they really wanted a girl. So my parents, who were on a waiting list, got a call in the middle of the night asking: "We have an unexpected baby boy; do you want him?" They said: "Of course." My biological mother later found out that my mother had never graduated from college and that my father had never graduated from high school. She refused to sign the final adoption papers. She only relented a few months later when my parents promised that I would someday go to college.

And 17 years later I did go to college. But I naively chose a college that was almost as expensive as Stanford, and all of my working-class parents' savings were being spent on my college tuition. After six months, I couldn't see the value in it. I had no idea what I wanted to do with my life and no idea how college was going to help me figure it out. And here I was spending all of the money my parents had saved their entire life. So I decided to drop out and trust that it would all work out OK. It was pretty scary at the time, but looking back it was one of the best decisions I ever made. The minute I dropped out I could stop taking the required classes that didn't interest me, and begin dropping in on the ones that looked interesting.

It wasn't all romantic. I didn't have a dorm room, so I slept on the floor in friends' rooms, I returned coke bottles for the 5¢ deposits to buy food with, and I would walk the 7 miles across town every Sunday night to get one good meal a week at the Hare Krishna temple. I loved it. And much of what I stumbled into by following my curiosity and intuition turned out to be priceless later on. Let me give you one example:

Reed College at that time offered perhaps the best calligraphy instruction in the country. Throughout the campus every poster, every label on every drawer, was beautifully hand calligraphed. Because I had dropped out and didn't have to take the normal classes, I decided to take a calligraphy class to learn how to do this. I learned about serif and san serif typefaces, about varying the amount of space between different letter combinations, about what makes great typography great. It was beautiful, historical, artistically subtle in a way that science can't capture, and I found it fascinating.

None of this had even a hope of any practical application in my life. But ten years later, when we were designing the first Macintosh computer, it all came back to me. And we designed it all into the Mac. It was the first computer with beautiful typography. If I had never dropped in on that single course in college, the Mac would have never had multiple typefaces or proportionally spaced fonts. And since Windows just copied the Mac, its likely that no personal computer would have them. If I had never dropped out, I would have never dropped in on this calligraphy class, and personal computers might not have the wonderful typography that they do. Of course it was impossible to connect the dots looking forward when I was in college. But it was very, very clear looking backwards ten years later.

Again, you can't connect the dots looking forward; you can only connect them looking backwards. So you have to trust that the dots will somehow connect in your future. You have to trust in something — your gut, destiny, life, karma, whatever. This approach has never let me down, and it has made all the difference in my life.

My second story is about love and loss.

I was lucky — I found what I loved to do early in life. Woz and I started Apple in my parents garage when I was 20. We worked hard, and in 10 years Apple had grown from just the two of us in a garage into a $2 billion company with over 4000 employees. We had just released our finest creation — the Macintosh — a year earlier, and I had just turned 30. And then I got fired. How can you get fired from a company you started? Well, as Apple grew we hired someone who I thought was very talented to run the company with me, and for the first year or so things went well. But then our visions of the future began to diverge and eventually we had a falling out. When we did, our Board of Directors sided with him. So at 30 I was out. And very publicly out. What had been the focus of my entire adult life was gone, and it was devastating.

I really didn't know what to do for a few months. I felt that I had let the previous generation of entrepreneurs down - that I had dropped the baton as it was being passed to me. I met with David Packard and Bob Noyce and tried to apologize for screwing up so badly. I was a very public failure, and I even thought about running away from the valley. But something slowly began to dawn on me — I still loved what I did. The turn of events at Apple had not changed that one bit. I had been rejected, but I was still in love. And so I decided to start over.

I didn't see it then, but it turned out that getting fired from Apple was the best thing that could have ever happened to me. The heaviness of being successful was replaced by the lightness of being a beginner again, less sure about everything. It freed me to enter one of the most creative periods of my life.

During the next five years, I started a company named NeXT, another company named Pixar, and fell in love with an amazing woman who would become my wife. Pixar went on to create the worlds first computer animated feature film, Toy Story, and is now the most successful animation studio in the world. In a remarkable turn of events, Apple bought NeXT, I returned to Apple, and the technology we developed at NeXT is at the heart of Apple's current renaissance. And Laurene and I have a wonderful family together.

I'm pretty sure none of this would have happened if I hadn't been fired from Apple. It was awful tasting medicine, but I guess the patient needed it. Sometimes life hits you in the head with a brick. Don't lose faith. I'm convinced that the only thing that kept me going was that I loved what I did. You've got to find what you love. And that is as true for your work as it is for your lovers. Your work is going to fill a large part of your life, and the only way to be truly satisfied is to do what you believe is great work. And the only way to do great work is to love what you do. If you haven't found it yet, keep looking. Don't settle. As with all matters of the heart, you'll know when you find it. And, like any great relationship, it just gets better and better as the years roll on. So keep looking until you find it. Don't settle.

My third story is about death.

When I was 17, I read a quote that went something like: "If you live each day as if it was your last, someday you'll most certainly be right." It made an impression on me, and since then, for the past 33 years, I have looked in the mirror every morning and asked myself: "If today were the last day of my life, would I want to do what I am about to do today?" And whenever the answer has been "No" for too many days in a row, I know I need to change something.

Remembering that I'll be dead soon is the most important tool I've ever encountered to help me make the big choices in life. Because almost everything — all external expectations, all pride, all fear of embarrassment or failure - these things just fall away in the face of death, leaving only what is truly important. Remembering that you are going to die is the best way I know to avoid the trap of thinking you have something to lose. You are already naked. There is no reason not to follow your heart.

About a year ago I was diagnosed with cancer. I had a scan at 7:30 in the morning, and it clearly showed a tumor on my pancreas. I didn't even know what a pancreas was. The doctors told me this was almost certainly a type of cancer that is incurable, and that I should expect to live no longer than three to six months. My doctor advised me to go home and get my affairs in order, which is doctor's code for prepare to die. It means to try to tell your kids everything you thought you'd have the next 10 years to tell them in just a few months. It means to make sure everything is buttoned up so that it will be as easy as possible for your family. It means to say your goodbyes.

I lived with that diagnosis all day. Later that evening I had a biopsy, where they stuck an endoscope down my throat, through my stomach and into my intestines, put a needle into my pancreas and got a few cells from the tumor. I was sedated, but my wife, who was there, told me that when they viewed the cells under a microscope the doctors started crying because it turned out to be a very rare form of pancreatic cancer that is curable with surgery. I had the surgery and I'm fine now.

This was the closest I've been to facing death, and I hope its the closest I get for a few more decades. Having lived through it, I can now say this to you with a bit more certainty than when death was a useful but purely intellectual concept:

No one wants to die. Even people who want to go to heaven don't want to die to get there. And yet death is the destination we all share. No one has ever escaped it. And that is as it should be, because Death is very likely the single best invention of Life. It is Life's change agent. It clears out the old to make way for the new. Right now the new is you, but someday not too long from now, you will gradually become the old and be cleared away. Sorry to be so dramatic, but it is quite true.

Your time is limited, so don't waste it living someone else's life. Don't be trapped by dogma — which is living with the results of other people's thinking. Don't let the noise of others' opinions drown out your own inner voice. And most important, have the courage to follow your heart and intuition. They somehow already know what you truly want to become. Everything else is secondary.

When I was young, there was an amazing publication called The Whole Earth Catalog, which was one of the bibles of my generation. It was created by a fellow named Stewart Brand not far from here in Menlo Park, and he brought it to life with his poetic touch. This was in the late 1960's, before personal computers and desktop publishing, so it was all made with typewriters, scissors, and polaroid cameras. It was sort of like Google in paperback form, 35 years before Google came along: it was idealistic, and overflowing with neat tools and great notions.

Stewart and his team put out several issues of The Whole Earth Catalog, and then when it had run its course, they put out a final issue. It was the mid-1970s, and I was your age. On the back cover of their final issue was a photograph of an early morning country road, the kind you might find yourself hitchhiking on if you were so adventurous. Beneath it were the words: "Stay Hungry. Stay Foolish." It was their farewell message as they signed off. Stay Hungry. Stay Foolish. And I have always wished that for myself. And now, as you graduate to begin anew, I wish that for you.

Stay Hungry. Stay Foolish.

Thank you all very much.

Steve Jobs

lunes, 22 de agosto de 2011

Strategos Agridulce de Primavera

1. Rodear un estado para salvar otro

Atacar directamente a un enemigo poderoso y unido es una invitación al desastre. Hay que emplear una confrontación indirecta: concentrar fuerzas para golpear en el punto más débil del enemigo, aprovechar sus fallos, resolver un problema mediante la concentración en un aspecto que parece al margen pero que en calidad es la clave o desviar el problema sobre otra circunstancia.

2. Moverse sin ser visto en el océano a plena luz del día.

Cuanto más obvia parece una situación, más secretos profundos puede esconder. La gente tiende a ignorar lo que les es familiar y espera que los secretos estén escondidos. Se tiende a descuidar las actividades abiertas que esconden estrategias subyacentes. Significa crear un frente que después se rocía con un ambiente de familiaridad y de normalidad. Una vez hecho esto, se puede maniobrar sin ser visto, ya que todo el mundo se acostumbra a ver lo obvio y acostumbrado.

3. Matar con una espada prestada

Consiste en utilizar los recursos ajenos en provecho propio. Si otro puede hacerlo por ti, no lo hagas tu y apúntate el éxito.

4. Relajarse mientras el enemigo se agota a sí mismo

Hay que forzar a los enemigos a gastar su energía mientras se conserva la propia. Cansar al adversario persiguiendo objetivos inútiles o hacerles venir desde muy lejos, mientras se permanece en el terreno propio.

5. Saquear una casa en llamas

Los adversarios que ya tienen problemas son más fáciles de vencer que los que no tienen tales distracciones. Hay que aprovechar totalmente las desgracias del enemigo e incluso aumentarlas para restarles fuerza.

6. Fingir ir hacia el Este mientras se ataca por el Oeste.

Se crea una falsa impresión para hacer pensar al enemigo que el ataque viene de un lado, cuando en realidad está llegando por otro. El adversario no debe descubrir las intenciones de los falsos movimientos: si no se hace con inteligencia, puede volverse contra uno. Hay que difundir información errónea acerca de las intenciones propias. Así se fuerza al enemigo a concentrar sus defensas en otro frente, dejando vulnerable el que a nosotros nos interesa.

7. Crear algo a partir de nada

Se crea una falsa idea en la mente del adversario haciendo que la fije como real. Si se es capaz de crear algo a partir de nada, las circunstancias más insignificantes pueden conducir al éxito. La mentira repetida mil veces puede llegar a aceptarse como verdad. Convertir algo pequeño en enorme, creado a partir de actitudes preexistentes para avivar los miedos, aumentar los prejuicios o desviar la percepción de los hechos. Una variante es hacer pensar a los demás que uno no tiene nada cuando en edad se tiene algo.

8. Atravesar el desfiladero en la oscuridad

Opone maniobra abierta, predecible y pública, a otras encubiertas, sorpresiva y secreta. Significa atraer la atención sobre una línea de acción y desarrollar otras alternativas.

9. Observar los fuegos que arden al otro lado del río

Consiste en dejar que los enemigos se destruyan entre ellos. Hay que aprovechar las contradicciones del adversario.

10. Ocultar la daga tras una sonrisa

Significa ganar la confianza del contrincante y actuar solamente cuando ha bajado la guardia.

11. Sacrificar el ciruelo por el melocotonero

A veces hay que hacer sacrificios parciales en aras de la victoria total, hacer concesiones para conseguir el objetivo principal. Exige un cuidadoso cálculo de beneficios parciales y globales, así como ganancias a largo y a corto plazo.

12. Robar un cordero al pasar

Hay que aprovechar las oportunidades que surgen. Cualquier error del enemigo debe ser una ventaja propia.

13. Golpear la hierba para asustar la serpiente

Si el adversario es cauteloso e insondable, hay que crear cualquier tipo de agitación para observar su reacción. Atacando un blanco secundario, se puede asustar al enemigo para que haga públicos secretos importantes. Se puede hacer creer al enemigo que se le está cercando y así se entregará más fácilmente. Hay que provocar al enemigo y estudiar su respuesta antes de lanzar una verdadera ofensiva. También sirve para probar a las personas y ver cómo son en realidad.

14. Levantar un cadáver de entre los muertos

Significa no utilizar lo que todo el mundo utiliza, sino servirse de lo que nadie se sirve. Hacer revivir algo que ha caído en desuso por descuido o dejadez. Encontrar utilidades a cosas que habían sido hasta entonces ignoradas o consideradas inútiles.

15. Atraer al tigre fuera de las montañas

Es mejor hacer salir al enemigo para luchar que adentrarse en territorio peligroso y desconocido para combatirle. Hay que sacarle de su entorno para hacerlo más vulnerable al ataque. Un paso más de esta estrategia es hacer entrar al tigre en las montañas propias.

16. Deshacerse del enemigo permitiéndole escapar

Se utiliza para evitar derramamientos de sangre. Funciona mejor que intentar arrinconarle y provocar una lucha desesperada. No se debe presionar demasiado al enemigo. Cualquier asedio debe dejar una escapatoria para que el enemigo no se sienta decidido a luchar hasta la muerte. Una vez que empiece su fuga, se debilitará y será fácil destruirlo.

17. Fabricar un ladrillo para obtener jade

Engatusar al adversario con algo de poco valor para obtener un beneficio mayor. El ejemplo más claro es el Caballo de Troya. Una variante en el mundo de las negociaciones es empezar con una pequeña petición para obtener una predisposición favorable a peticiones más amplias.

18. Capturar al cabecilla para prender a los bandidos

Una fuerza se deshace cuando se pierde lo que la mantiene unida. Si uno se enfrenta a una oposición masiva, hay que centrarse en su líderes.

19. Robar la leña debajo de la caldera

Este método tiene como objetivo mermar los recurso del enemigo y minar su moral. Tiene doble sentido: privar al enemigo de su sostén físico y también del psicológico.

20. Pescar en aguas turbias

Hay que utilizar la confusión general en provecho propio. Los tiempos de crisis proporcionan oportunidades excepcionales. No hay que confundirlo con “saquear una casa en llamas”, que significa aprovecharse de las adversidades concretas del enemigo, mientras que “pescar en aguas turbias”, consiste en aprovecharse de una situación general de confusión y de caos. El ideograma chino “crisis” está compuesto de dos caracteres: “peligro” y oportunidad”.

21. Desprenderse del caparazón de la cigarra

Significa dejar atrás las falsas apariencias creadas con un fin. La fachada queda intacta, pero la acción se realiza en cualquier parte.

22. Cerrar la puerta para atrapar al ladrón

En esencia consiste en cercar al enemigo y cerrar todas las vías de escape. Pero exige algunos requisitos previos: se debe tener al menos una concentración superior de fuerzas en el lugar, o una superioridad absoluta; tiene que haber alguna especie de trampa, ya sea física o psicológica; hay que traer al enemigo con algún engaño y hay que cerrar la trampa en el momento adecuado para que realmente el adversario pueda ser atrapado dentro. Si éste percibe alguna posibilidad de escape, seguirá luchando desesperadamente, pero si sabe que su lucha no tiene sentido, acabará entregándose.

23. Aliarse con un Estado lejano para atacar al Estado vecino

Si uno se alía con enemigos (o simplemente neutrales) distantes, mientras se ataca a los cercanos, se pueden minimizar las dificultades logísticas y consolidar además cada victoria. Hay que recordar que estamos hablando de alianzas, no de paz perpetua. Existen intereses permanentes, pero no amigos eternos.

24. Tomar prestado el derecho de paso para atacar al vecino.

Se asegura el uso temporal de los recursos de otro aliado para atacar a un enemigo común. Tras haberlos empleado para vencer al enemigo, se emplean ahora contra el aliado que los facilitó. Se emplea para cuando, si tenemos dos adversarios, uno está amenazado por el otro. Si se interviene en ayuda del primero, se amplía la influencia sobre ambos al mismo tiempo. La clave de la estrategia es la capacidad de pedir prestado un camino de paso.

25. Reemplazar las vigas y los pilares con madera podrida

Consiste en robar, sabotear, destruir o eliminar de alguna manera las bases que sostienen al enemigo y sustituirlas por las propias.

26. Mata al pollo para asustar al mono

En esta estrategia se trata de usar tácticas para producir miedo, amenazar, asustar o plegar a otros a la sumisión.

27. Hacerse el tonto sin dejar de ser listo

Las personas más inteligentes no dejan ver siempre lo inteligentes que son. Las que son menos listas y piensan que son muy listas, actúan de forma temeraria. Hay que esperar, hacerse el tonto y aprovechar la oportunidad.

28. Retirar al escalera después de haber subido

Atraer al enemigo a una trampa y después cortarle la vía de escape: al codicioso, con promesa de ganancia; al inflexible, con argucias; al arrogante, con apariencia de debilidad. También quiere decir sumergir a los propios aliados en una situación de crisis que les obligue a inventar nuevas soluciones al problema.

29. Adornar los árboles con flores falsas

Se trata de presentar una apariencia poderosa, incluso si las fuerzas reales son mínimas. Otra variante es que el fuerte se presente como más fuerte para disuadir a los rivales, o más débil para confundirlos. En general, hay que hacer ver que se tienen mas fuerzas que las que se poseen.

30. Hacer que el anfitrión y el invitado intercambien sus sitios

El invitado puede cambiar de posición con el anfitrión de muchas maneras: aumentando sus fuerzas hasta que se halla suficientemente fuerte para vencer al anfitrión, infiltrándose como amigo y tomando poco a poco el control o penetrando en el territorio después de haber hecho salir al anfitrión.

31. Utilizar una mujer para tender una trampa a un hombre.

En un sentido más amplio, significa ofrecer al adversario cualquier clase de tentación irresistible.

32. Abrir de par en par las puertas de la ciudad vacía

Hay que utilizar esta estrategia cuando se está en situación muy vulnerable. Se basa en la propensión de la gente a desconfiar de lo que se reconoce abiertamente. Si no se tiene ningún medio de defensa y se revela abiertamente al enemigo, es probable que sospeche lo contrario. Se afirma no ser mas de lo que se es con la esperanza que los demás imaginen que somos mucho más.

33. Dejar que el espía siembre la discordia en su propio campo

No existen situaciones en las que los espías no puedan ser empleados. Se aconseja manipular a los agentes enemigos para que sirvan a los objetivos propios.

34. Hacerse daño a sí mismo para ganarse la confianza de enemigo

La gente tiende a sentir simpatía por los que padecen calamidades. Hay que aparentar ser víctima de tu propia gente para ganar la simpatía y confianza de los enemigos.

35. Encadenar juntos a los barcos enemigos

Cuando dos saltamontes están atados por el mismo hilo, ninguno se puede escapar. Trata de cómo convertir en debilidad la fuerza del enemigo. Se intenta entorpecer al enemigo con su propio peso.

36. Retirarse

Retirarse cuando todo falla es la estrategia definitiva. Pero no significa huir definitivamente. Al enfrentarnos con un enemigo infinitamente superior, se puede rendir, negociar o retirarse. La retirada no significa la derrota total, el compromiso significa una media derrota y la rendición, la derrota total.

Mas en: Treinta y seis estrategias chinas

miércoles, 10 de agosto de 2011

viernes, 29 de julio de 2011

Cosas que no podría soportar de trabajar en Google...

"Vampires have often found it advantageous to maintain a hidden presence in humanity’s most powerful institutions. In the 1600s, it was the Catholic church, and today, as you all know, it’s Google and Fox News."

-True Blood S04E05

jueves, 21 de julio de 2011

Education

The central task of education is to implant a will and a facility for learning; it should produce not learned but learning people. The truly human society is a learning society, where grandparents, parents, and children are students together.

In a time of drastic change it is the learners who inherit the future. The learned usually find themselves equipped to live in a world that no longer exists.

Reflections on the Human Condition (1973)
- Eric Hoffer

lunes, 6 de junio de 2011

Solo hay un dios...

"There is only one god and his name is Death. And there is only one thing we say to Death: Not today."

Syrio Forel, "A Game of Thrones"

domingo, 22 de mayo de 2011

Join the #SpanishRevolution

Da igual el resultado de dentro de unas horas, esto no se acaba en la primera batalla, todo lo contrario, acaba de empezar:

jueves, 19 de mayo de 2011

#nolesvotes #yeswecamp

@Irreductible: Qué gran frase: "Me he cansado de votar partidos que dan asco para que no ganen partidos que dan miedo."

..."creo muy necesario retomar el concepto de miembro de la polis, de ciudadano participativo y enfrentar el mundo de la democracia real desde la participación cotidiana ... espacios a conquistar y a mantener para hacer de la Democracia un verdadero lugar de participación, intercambio y respeto."

El asunto de fondo no tiene nada que ver con lo anécdotico de si se trata de municipales, autonómicas o estatales, sino por un lado con la crítica de base a la concepción del método de representación ciudadana y por otro, al rechazo frontal al establishment de partidos actual que, por acción u omisión, fomenta o tolera la corrupción, el oportunismo y la ausencia de filtros meritocráticos para el acceso a la gestión de la Res Publica.

Con una falta de perspectiva de futuro por parte de los mas jóvenes y un estado de estupor mayúsculo y desconcierto de los que deberían estar acercándose a un retiro sin sobresaltos, la paciencia de muchos se ha terminado.

La desregulación y falta de control por parte del Estado ante los abusos de las entidades financieras, el despilfarro de las administraciones públicas (de todas), el bipartidismo que simula confrontación pero que se sirve a si mismo y a su perpetuación, el todo vale de algunos políticos, el no llamar a las cosas por su nombre de otros, al final ha terminado de llenar el pozo negro y ahora que rebosa, esto es lo que hay.

De todas formas y aún con toda la fuerza e ilusión que tantas personas están poniendo estos días, el Sistema lo tiene todo atado y bien atado y no va a ser en esta ocasión cuando sé desmembre, todavía costará e incluso, aunque al final no lo haga, se vera obligado a regañadientes a cambiar y acercarse a los ciudadanos, la cantidad de alternativas que son mejores a lo que hay ahora merecen la pena el esfuerzo y el riesgo.

lunes, 25 de abril de 2011

War, what is it good for?


Alec Campbell,the last known survivor of the ANZAC forces at Gallipoli (and the last known survivor of Gallipoli) died on Thursday, May 16, 2002 at the age of 103. Mr. Campbell enlisted at 16, and served at Gallipoli in 1915. He led Hobart's ANZAC Day parade three weeks prior to his death.
96 years, no more, no less, still real

sábado, 9 de abril de 2011

La crisis ya llegó ( No les votes )

Octava entrega musical de un parado en apuros que en esta ocasión se viste de gala para cantar su lamento


lunes, 17 de enero de 2011

The Way You Look Tonight


Some day, when I'm awfully low,
When the world is cold,
I will feel a glow just thinking of you...
And the way you look tonight.

Yes you're lovely, with your smile so warm
And your cheeks so soft,
There is nothing for me but to love you,
And the way you look tonight.

With each word your tenderness grows,
Tearing my fear apart...
And that laugh that wrinkles your nose,
It touches my foolish heart.

Lovely ... Never, ever change.
Keep that breathless charm.
Won't you please arrange it ?
'Cause I love you ... Just the way you look tonight.

Mm, Mm, Mm, Mm,
Just the way you look tonight.

Extraordinaria canción, en una extraordinaria película. Sobran mis comentarios.

miércoles, 12 de enero de 2011

Túnez: Hoy



El vídeo que adjunto en esta noticia fue grabado en el hospital regional de Kassrine (Túnez) y muestra varios civiles heridos y muertos tras los disparos del régimen tunecino.

Demuestra que al régimen tunecino no le importa la vida de sus ciudadanos, y está listo para disparar sin dudarlo.

Si os dais cuenta poco o nada se habla en los medios de comunicación sobre lo que está sucediendo en Túnez, su gobierno intenta tapar los ojos al resto del mundo mediante un bloqueo informativo, proporcionando información distorsionada de los hechos.

Quien subió estas imágenes a Internet, pide que se hagan públicas y que todo el mundo pueda verlas, esperando que algún medio de comunicación importante se haga eco de la noticia, y alguien pueda ayudar al pueblo tunecino.

Para los que no estéis al tanto, diré que los tunecinos llevan varias semanas con protestas masivas callejeras y violentas en su intento por alejar del poder a su presidente Zine al Abidine Ben Alí, del cual dicen ser un dictador y culpable del elevado paro que sufre el país. Por su parte Ben alí, atribuye las protestas a grupos extranjeros que organizan lo que califica como “actos terroristas”.

El fin de semana pasado murieron 14 personas en enfrentamientos con la policía, La unión Europea y EEUU han pedido al gobierno tunecino que frene el uso de la fuerza.

Visto en: Follow The White Rabbit

lunes, 10 de enero de 2011

La singularidad está cerca

"The Singularity is Near" es un libro que no puede dejar indiferente a nadie que se atreva a penetrar en él. Mediante una estructura machacona y repetitiva, expone un contenido abrumador, lejos de catastrofismos y efectos especiales de Hollywood al uso.

Esta manera de narrar, permite a Ray Kurzweil, el autor, ofrecer una cantidad inmensa y redundante de información que sustenta su tesis central, la de que a causa de la aceleración exponencial del avance tecnológico, la aparición de la IA está a la vuelta de la esquina y que una vez se de este hecho, la IH será superada en instantes y dejará de ser significativa para el futuro. La IA creará a sus propios sucesores, que serán mejores y más inteligentes y así sucesivamente. Desde nuestra capacidad cognitiva, tal nivel de inteligencia es imposible de imaginar y por ello, Kurzweil utiliza el término prestado de la física “singularidad”, pues no podemos ver más allá de ella, como no podemos ver más allá del horizonte de sucesos de un agujero negro o antes del Big Bang.

Aunque la progresión de la aceleración tecnológica obedece a muchos factores, destacan la convergencia de numerosos sectores tecnológicos y científicos como la miniaturización, las tecnologías de la información y las comunicaciones, la neurociencia, etc… Este tipo de convergencias, en el pasado tales dieron paso a cambios dramáticos como la invención de la imprenta, el motor de vapor, o la energía nuclear.

La tecnología está ya invadiendo el cuerpo humano con procesadores, prótesis inteligentes y en breve con nanobots que aumentan nuestras capacidades físicas e intelectuales, haciéndonos uno con las maquinas. En el pasado reciente, numerosos libros y películas de anticipación han explotado este filón, la mayor parte de las veces desde una perspectiva catastrofistamente comercial, Terminator/Skynet, Matrix…

Los críticos a la “singularidad”, argumentan que se trata de una creencia casi religiosa. Kurzweil responde con una montaña ingente de datos, que señalan que es una cuestión meramente de tiempo que este fenómeno suceda y que su tesis se sostiene en un estudio y visión amplia de la evolución tecnológica y no de la fe o de posicionamientos preconcebidos.

El libro originalmente fue publicado en 2005 y por definición, los pocos años pasados han cambiado el estado de las cosas, Kurzweil continúa actualizándolo y confirmando las tendencias mencionadas originalmente, tanto es así que desde el Singularity Summit, se estima la fecha de aparición de IA fuerte en el año 2029. Apenas quedan 18 años, si no hacemos ninguna barbaridad y nos cuidamos razonablemente, la inmensa mayoría de nosotros seremos testigos de esto. Se abren las apuestas y son de la que merecen la pena, el azar poco tiene que ver con ellas.

viernes, 7 de enero de 2011

Capertovetonia: Principios de la segunda década del S. XXI

  • La ministra de Cultura de nuestro país ha escrito el guión de la gran película Mentiras y Gordas, para a continuación autosubvencionarlo. – ¿Con qué autoridad moral nos reímos del gobernador de California?

  • Desde el sofá observamos las convulsiones sociales en el resto de países europeos ante los recortes sociales que “recomiendan” los mercados para salir de allí donde nos metieron; aquí como mucho alguno se levanta cuando se trata del derecho a hacer botellón o a descargarse cosas por el morro (la queja universal en relación a la ley Sinde, churro ilegal donde los hubiera, se reduce a "nooo como mcierren seriesyonkis m muero!" y otras perlas con tendencia ortográfica descendente).

  • Los dos partidos dominantes se pasan de vez en cuando por el parlamento para soltar el último insulto ingenioso que se les ha ocurrido para brindar a “la oposición” en vez de sentarse a plantear soluciones desde diversos puntos de vista para levantar este país (con el electorado que tienen detrás -ver punto anterior- esto no es insólito).

  • Sólo hay una cosa en la que han estado, están y estarán siempre de acuerdo, y es en que, aunque no es muy democrática, la ley electoral está muy bien como está, a la vista de que el 97% de los diputados (designados mediante dicho sistema) están de acuerdo (adoro al Capitán Obvio).

  • ¿Reformas constitucionales? Con lo que cuesta ganar unas elecciones, como para ponerse a disolver Cortes y convocar referéndums. Mejor que la Carta Magna siga pura y virgen otros 30 años, cuando ya tengamos vehículos voladores y todo nos de igual de verdad.

  • Seguimos anclados al modelo medieval monárquico, seguimos cargando con el estigma de la nobleza y seguimos con una Iglesia Católica privilegiada que se escuda en un número inflado de seguidores a los que, en realidad, se la trae muy floja estar bautizados, pero que seguirán haciéndoselo a sus nenes "porque es muy bonito" (ver punto 2 de nuevo).

  • Si eres un ingenuo soñador de esos que se aventuran a intentar desapuntarse de tamaña secta te encontrarás perdido en el mar de la burocracia, no ya civil, sino divina, y los trámites pueden llevar años porque el papeleo cielo-tierra va en paloma mensajera y a nadie le interesa perder socios cuando hay subvenciones de por medio.


  • Hay corrupción y agujeros fiscales por doquier, hasta el punto de que, de tener cotizando en territorio nacional todo el dinero que se escapa a paraísos fiscales, las pensiones podrían subirse un 80%. (Estimación de Arcadi Oliveres, a partir del minuto 7).


  • Sin embargo, nos enfrentamos a una reducción drástica del estado de bienestar por la cual nos quieren hacer comprender que es necesario retrasar la edad de jubilación para mantener este sistema de pensiones (ver punto anterior ¿¿¿???) y que, además, es lógico, ya que la esperanza de vida ha aumentado y la población se está envejeciendo – cosa que no se puede discutir; desde luego luchar contra la corrupción restaría a los partidos muchos ingresos que por lo visto necesitan para ganar elecciones – Reflexión: ¿no les bastaría con el rédito político que les quedaría de aumentar las pensiones y encerrar a unos cuantos chorizos?


  • Por contra, los señores que ocupan un asiento en el hemiciclo, no todos los días que deberían por cierto, con estar 7 añitos trabajando en política lo tienen hecho, curiosamente en este aspecto todos los partidos muestran unanimidad.

    Aquí podemos ver a sus Señorías trabajando el 9 de marzo de 2010.

  • La mayor parte de la población asume estos y otros atropellos sin oponer mucha resistencia (punto 2) y, en vísperas de las elecciones, está convencida de que la única opción posible es el llamado "voto útil" (bien llamado, en realidad, si miramos el punto 4), porque si no, "ganan los malos". Lo cierto es que siempre ganan los malos, y siempre perdemos todos.

  • De todos estos puntos, las personas a las que, de nuevo, se refiere el punto 2, no saben nada. Por tu propio bien, no preguntes sobre la vida de Kiko el de Gran Hermano, o de Belén Esteban, valientemente denominada "princesa del pueblo", porque podrían llenarte varias páginas de un libro (con dificultades ortográficas y de puntuación, pero a tope de contenido).

  • Si eres turista y llegas a España sin tener ni idea de español, estás perdido. Morirás de sed antes de que alguien pueda indicarte en inglés la localización de la fuente más cercana.

  • Si eres pequeño, te quedan por delante al menos 3 o 4 cambios de plan de estudios antes de que llegues a la universidad, y una vez allí al menos te pillará otro más. No serán cambios orientados a mejorar la calidad de tu educación, sino a tumbar los que hicieron los que estaban primero.

  • Como además es probable, por estadística (punto 2), que tus padres sean gilipollas y tú un pequeño idiota en potencia, serás consciente de que tu popularidad depende del número de asignaturas suspensas; mientras tanto a tus padres les contarás milongas tipo "nos hacen dividir sin calculadora y es muy difícil", a lo cual sin duda te darán la razón e, indignados, protestarán; la culpa será del profesor y el siguiente plan de educación prohibirá las operaciones con lápiz y papel, porque son cosas muy difíciles para niños de 14 años y los padres son los que votan.

  • Si consigues acabar la educación obligatoria, recordarás vagamente que has llegado a estudiar 15 veces distintas a los Reyes Católicos, pero de Franco y la Transición (¿la qué?) no habrás oído ni hablar.


  • "Me da igual", pensarás, "haré ciencias". Podrás intentarlo, pero llegarás a alguna ingeniería sabiéndote los reyes godos y unas cuantas jarchas y cantigas de memoria, pero sin tener ni idea de cómo funciona una estructura simple o formular correctamente un compuesto elemental.

  • Si, por el contrario, haces letras, sólo te servirá para darte cuenta de cuán triste es la ignorancia en el mundo y en concreto en este país, así que piénsate bien si quieres ser un humanista deprimido y en paro antes de empezar.

  • En la universidad seguramente tengas el placer de conocer a la úlcera de estómago de algún simpático profesor, sangrante cada vez que un alumno pasa su asignatura, y te dejará muy claro que todos sus 500 alumnos son unos inútiles y unos vagos mientras aporta a las arcas de la universidad cuantiosas sumas provenientes de los bolsillos estudiantiles en concepto de cuartas, quintas matrículas y convocatorias de gracia.

  • También intentarán hacerte creer (releer punto 9) que la subida de las tasas es inevitable porque el sistema no se sostiene y que de esa forma se combatirá el fracaso escolar, porque los alumnos vagos e inútiles se pondrán las pilas cuando tengan que pagar por las matrículas sueldo y medio.

  • Cuando creas que has ido salvando estos escollos y tengas 5 titulaciones, hayas conseguido salir de la ignorancia a la que tu lugar de nacimiento parecía haberte destinado, e incluso sepas algún idioma con mediana fluidez, tendrás que hacer trabajos dignos de cualquier página de contactos para encontrar un puesto mediocre y asistirás impotente al ascenso de inútiles reales que tuvieron la suerte de dormir en un colchón de billetes y meter en la sobaquera de algún gordo con coche ostentoso y caso, el fajo necesario para tener un escritorio donde colocar los zapatos.


  • Si algún día al ese gordo cabrón la ¿Justicia? se le llega a acercar siquiera un poco, de nuevo asistirás impotente al pasillo que harán para salir al desgraciado forrado a costa del resto de de la gente honrada, que habrá desviado todos los fondos públicos que haya podido agarrar a una cuenta en las Islas Caimán para poder pagarse la fianza, el abogado de Satán y los 28 chalets donde vivirá por el resto de sus días, empadronado en algún pueblo minúsculo en calidad de indigente.

  • Tomado, alterado y mutilado de "No sé, pero me opongo"

    sábado, 1 de enero de 2011

    Tan lejos, tan cerca...

    "Detesto toda forma de nacionalismo, ideología –o, más bien, religión– provinciana, de corto vuelo, excluyente, que recorta el horizonte intelectual y disimula en su seno prejuicios étnicos y racistas, pues convierte en valor supremo, en privilegio moral y ontológico, la circunstancia fortuita del lugar de nacimiento. Junto con la religión, el nacionalismo ha sido la causa de las peores carnicerías de la historia, como las de las dos guerras mundiales y la sangría actual del Medio Oriente. Nada ha contribuido tanto como el nacionalismo a que América Latina se haya balcanizado, ensangrentado en insensatas contiendas y litigios y derrochado astronómicos recursos en comprar armas en vez de construir escuelas, bibliotecas y hospitales.

    No hay que confundir el nacionalismo de orejeras y su rechazo del “otro”, siempre semilla de violencia, con el patriotismo, sentimiento sano y generoso, de amor a la tierra donde uno vio la luz, donde vivieron sus ancestros y se forjaron los primeros sueños, paisaje familiar de geografías, seres queridos y ocurrencias que se convierten en hitos de la memoria y escudos contra la soledad. La patria no son las banderas ni los himnos, ni los discursos apodícticos sobre los héroes emblemáticos, sino un puñado de lugares y personas que pueblan nuestros recuerdos y los tiñen de melancolía, la sensación cálida de que, no importa donde estemos, existe un hogar al que podemos volver.
    "

    Mario Vargas Llosa, extracto del discurso en la recepción del Premio Nobel de Literatura 2010