sábado, 18 de diciembre de 2010

Merry Crisis and a Happy New Fear

Χρόνια και χρόνια:

Estos griegos alborotadores ya lo pusieron en sus paredes hace un par de años, cuando corrían que se las pelaban por las calles, no obstante, el editor de una revista sectorial de válvulas estadounidense ¡! se les adelantó un año antes. Capitalismo y anarquismo confluentes, el Nuevo y el Viejo Continente de la mano globalizada, lástima que un e-mail ASCII no pueda humedecerse con las lágrimas emocionadas del escribidor...

Para los que derrochamos nuestra juventud entre finales de los 80 y mediados de los noventa y que ahora se supone que cortamos el bacalao, son unos tiempos desnortados, ya no podemos argumentar que el control lo tienen otros, ni por otra parte vemos mas allá de un τέρας lío, en el que la economía financiera y la fiesta sin fin en que hemos vivido estos pasados diez años, se está llevando por delante todo en esta parte del mundo.

Mientras, nuestros güelfos y gibelinos y sus consortes, lacayos y clientes, en la capital grande y en las de las afueras de boina, barretina, txapela, lo que sea, un poco más estrecha, siguen simulando, ahora con éxito menguado, que buscan nuestro bien. En el fondo, y para qué engañarnos, es lo que nos merecemos, o mas bien, es lo que somos ¿O acaso esos esforzados trabajadores del común nacieron, crecieron y se educaron en Ganímedes?

Y ahora, como cada 365/6 días, llega esa parte del año, que desprovista de su carácter social y espiritual judeocristiano, se ha convertido en una meta exaltación del consumo, aunque esta vez, las langostas se tornen gambas y los jamones ibéricos, loncheados en su plástico multicolor.

Pues eso, que Feliz Crisis y Próspero Temor Nuevo 2011.