jueves, 21 de febrero de 2008

Hoy es siempre, todavía IV

Hora de mi corazón:
la hora de una esperanza
y una desesperación.

Antonio Machado