jueves, 18 de noviembre de 2010

Pastillas contra el dolor ajeno

Poco, nada en realidad se me ocurre decir, que mejore el mensaje que recoge esta campaña de Médicos Sin Fronteras, tan sólo quizá creer, que este spot se ha convertido en un bello testamento vital. Gracias, en estos tiempos dedemagogias, de oportunismos y frivolidad, la figura y la talla moral de Berlanga se agiganta. Descanse en Paz.