miércoles, 11 de julio de 2007

La Warner nos trata como delincuentes



Esta noche una amiga de Barcelona me ha enviado un correo electrónico que reproduzco a continuación:

“Esta tarde noche he asistido al pre-estreno en Barcelona de la película "Harry Potter i l'Ordre del Fenix". Antes de entrar y despues de soportar largas colas una empleada sin identificación ninguna me ha arrancado literalmente el teléfono móvil de las manos mientras trataba de apagarlo porque me acababan de informar que debía dejarlo supuestamente en una consigna, la realidad es que la citada señorita lo ha introducido en una bolsa de las que se usan para poner los albaranes en los envíos de paquetería junto con otro teléfono, que afortunadamente pertenecía a mi hermano, cosa que no se ha molestado en averiguar, a cambio me ha estampado en la mano, que no entregado, un papelito con un numero a fin de que pudiéramos recuperarlo al finalizar la sesión. No contentos con esto hemos sido obligados a pasar bajo un arco detector de metales, y registrados por dos guardias de seguridad de una empresa privada (todos hombres, si eres mujer y no te gusta que te toque un desconocido te aguantas). Finalizado el cacheo hemos esperado en la sala hasta 45 minutos más desde la hora anunciada del comienzo de la sesión, la copia tenía un sonido entrecortado con frecuentes fallos y oscilaciones de intensidad y para poner la guinda, en los últimos 15 minutos de película la imagen estaba desplazada de arriba abajo, de tal manera que solo se veían 3/4 partes de la misma.

Definitivamente Warner nos ha proporcionado una experiencia inolvidable...”

Creo que poco más se puede añadir, excepto que quizá al menos no tendrá la sensación encima de que le han atracado con violencia.